21 febrero 2010

I was unsuitable (ojo que hay spoilers)

Esta frase es la que pronuncia Miss Lana Turner en una de las escenas cumbre de Madame X (La mujer X), película que incomprensiblemente no había estado disponible en DVD hasta el pasado diciembre.

La mujer X es un folletín absoluto, eso que quede bien claro. Ahora bien, un folletín con Lana Turner y Constance Bennett son palabras mayores. El argumento, intentaré no descubrir demasiado por si alguien quiere verla, cuenta la mala vida que lleva una pobre shopgirl de San Francisco al casarse con un prometedor senador de una rica familia, despertando los recelos de la suegra, una señora con un peinado espectacular, que aprecia claramente que a la muchacha le viene grande el cargo de ser la señora del heredero de una familia de alcurnia, con todo lo que ello conlleva.

La pobre Lana está todo el día más sola que un ocho porque su marido (un plano John Forsythe) está de viaje buscando contactos aquí y allá para llegar a ser Presidente de los States. Claro, si llega Ricardo Montalbán y sus hombros anchos pues es fácil caer en la tentación. Cuando Lanita quiere romper con él, la cosa se pone fastidiada:



(atentos al levantamiento de ceja de la suegra)

La suegrísima se lo ve todo hecho: la tontarra de la nuera le ha puesto en bandeja cómo librarse de ella para poder dirigir a su hijo, y a su nieto incluso. Menuda escena:



Y ahí que nuestra protagonista se va a Suiza, de Suiza a Dinamarca, y de Dinamarca a México... Y para más inri, se nos hace adicta a la absenta.



Claro, estaba cantado que terminaría envuelta en un asesinato, y ¿quién va a ser su abogado defensor? Pues claro que sí, su hijito querido, que siempre ha pensado que su santa madre se ahogó. Y empiezan los momentos kleenex, cuando nuestra Lana pide que le quiten la vida, porque ya está cansada de vivir... Snifffff



Claro, la pobre Lana está muy castigada por la vida y se nos marcha al otro barrio... Pero antes le dice a su hijo (aunque él no sabe que ella es su mamita, pero tiene un run-rún estilo llamada de la sangre) que cuando se case, que vivan solos. Sabio consejo de la pobre Lana, unsuitable, para el matrimonio en el que se había embarcado... Aaaaay qué bonita.

6 comentarios:

Winnie0 dijo...

Sin duda, la ví hace años y hoy me has provocado ganas de hacerlo de nuevo...besos

Alfonso dijo...

Me encanta ese toque kitsch y drama queen, que es el sello personal de la casa y que hace que me resulte tan especial tu blog.
No conocía la pelicula, intentaré localizarla en la Fnac. Lana siempre fue muuuuy excesiva, en sus filmes y en su vida.
Bsote.

thefirstsquirrel dijo...

En el fondo Lana Turner está muy olvidada, y es sumamente injusto, porque era lo más. La escena del ataque de histeria en "Cautivos del mal" (el título español era mejor que el original, que ya era bestial "The Bad and the beautiful") es en mi opinión una de las cumbres del cine. Y a dramacuín no la ganará nunca nadie jamás de los jamases.

theodore dijo...

No la he visto, pero adoro a Lana, no podía ser de otro modo, así que también la buscaré. El levantamiento de ceja de la suegra es monumental.

No hay nada mejor que un folletín contado por coxis.

Un abrazo.

MMdeplanetamurciano dijo...

En esa peli me di cuenta de ke Lana Turner era una actriz pésima, pero taaan divertida.

Pere dijo...

Muy buenos videos.

http://elblogdelburrocatala.blogspot.com/