24 diciembre 2010

Feliz Navidad



Hoy toca abandonar toda esperanza... De mantener el cinturón en el agujero correcto...

FELIZ NAVIDAD.

10 octubre 2010

Peggy Sue en casa



¿Y si uno de repente se viera de vuelta en el instituto, conociendo lo que ocurrió después? Este Regreso al futuro para adultos es una película en cierto modo fallida, siempre pienso que está mal resuelta. No obstante, la secuencia en que Peggy Sue llega a casa y se encuentra con su madre -tan joven-, su hermana -probablemente ya desaparecida- y su habitación con todas sus cosas siempre me pone tontorrón...

Por cierto, la hermanita es la hoy pijísima directora de María Antonieta y del último León de Oro veneciano.

Da impresión comprobar lo mal que ha envejecido Kathleen Turner, inolvidable en Fuego en el Cuerpo (William Hurt inolvidable también, pero ésa es otra historia...)

También me da impresión ver cómo ya tengo edad para comprender a Peggy Sue. La primera vez que la vi todo me resultaba más ajeno, aunque no menos conmovedor. Cómo pasan los años, pardiez...

07 octubre 2010

03 octubre 2010

Cinema Coxis presents COBRA WOMAN aka LA REINA DE COBRA aka I HAVE SPOKEN

Disparate morrocotudo y gozoso de 76 minutos en glorioso Technicolor. Hay una moza que se llama Tollea (María Montez, con un acentazo de la República Dominicana de no te menees) así muy mona y muy bien peinada que se va a casar con un mocetón (Jon Hall) que vive con un muchachito que nos enseña el muslo a la primera de cambio, así como gracioso y que habla en infinitivo en la versión española (Sabú). La muchacha tiene la señal de la mordedura de una cobra en la muñeca, por lo que nos vamos haciendo a la idea de que algo pasa con Meri (Montez).
La víspera de la boda nos raptan a la prometida porque por lo visto lo de la mordedura trae cola: ella proviene de la Isla Cobra donde vive el pueblo de idéntica denominación, lo que ocurre es que la pobretica mía no se acuerda de nada ya que se la trajeron en barco siendo un bebé, habiendo sido previamente mordida por King Cobra (una cobra de las de verdad, mismamente). La idea de raptar a la chiquilla la ha tenido su abuela, que casualmente es la reina de la Isla Cobra; las cosas se han puesto un poco jorobadas ya que la hermana gemela de Tollea, Naja, es la suma sacerdotisa del templo de la Cobra y se pasa el día mandando a los feligreses al volcán en plan sacrificio humano, además de pedir mucho oro, lo cual es comprensible vistos los modelazos que lleva, la cantidad de chachas que tiene y el palacio donde vive la cabrona.
El mocetón Hall y el un tanto exhibicionista Sabú se van a la isla, y claro, ellos no saben que hay dos gemelas, así que la confusión la tenemos montada. Aquí podemos ver el susodicho momento, atención a la llegada de la malísima sacerdotisa:

No me negarán ustedes que no va estupendísima, vestida muy años 40, para darse el chapuzón de rigor.

La muy lagartona se encapricha del marinero recién llegado, a pesar de estar prometida con uno que va más pintado que una puerta. En el entretanto, llega el momento de pedir sacrificios humanos, momento unmissable del film: la sacerdotisa, vestida a lo azteca o vaya usté a saber cómo, se dispone a bailar una coreografía en honor al rey cobra (una serpiente real en los primeros planos; en los planos con Miss Montez es una marioneta así un tanto fálica). La coreografía consiste en poner los dedos de la mano así todos apelotonados, como imitando a una serpiente, y señalar a las mozas del pueblo poniendo cara de borde. Las señaladas serán las próximas sacrificadas en el volcán.


A la pobre de la Reina se la carga el pretendiente pintarrajeao, así que todos sus planes de intentar restaurar la paz en la isla se desvanecen, pero qué más da, la lógica no le va bien a esta película. Las dos hermanas se encuentran cara a cara y, claro, la cosa se lía, total por un Give me that cobra jewel de ná.


La buena se hace pasar por la mala y toca hacer la ceremonia del baile de San Vito, pero la criaturica no se sabe los pasos... La van a descubrir, la van a descubrir.


Finalmente, la Reina Cobra prefiere ser mujer casada de un rudo marinero de pecho al aire que soberana de una isla intemporal donde los súbditos son muy feos, mientras que ella iría estupendísma, vestida (insistimos) muy años 40.

El director de esta gozosa experiencia, trufada de momentos homoeróticos a cargo de Sabú y un mono que lleva pareo, sabe coser y atiende por el nombre de Coco, fue Robert Siodmak, pues sí, el de Forajidos y La escalera de Caracol. Yo estoy preparándome la coreo cumbre para el próximo casting de Fama, a ver si levanto un poco el nivel.

26 septiembre 2010

Cinema Coxis presents CÁRCEL DE MUJERES

Sarita Montiel, Nuestra Sara, antes de convertirse en Superstar con El último cuplé dio algún bandazo que otro, que si hago de india, que si hago de mora, que si me caso con Anthony Mann que si me voy a Méjicos (María José Cantudo dixit).
En 1951 Miguel M. Delgado (posteriormente director de superéxitos protagonizados por el ídolo de nuestros padres, Cantinflas) dirigió esta delirante y recomendabilísima Cárcel de Mujeres, protagonizada por Nuestra Sara y por la para mí desconocida Miroslava. Curioso es mencionar que habría su tira y afloja sobre quién iba primera en los títulos de crédito (recordemos también el caso de El balcón de la Luna con Paquita Rico, Lola Flores y Carmen Sevilla), ya que los nombres de las divas aparecen así como cruzados formando una X y así están a la misma altura.
Queda claro desde el principio que Miroslava, así muy rubia y muy pánfila -aunque con unos primeros planos donde está muy guapa- es la buena y Nuestra Sara es la mala, la fresca, la perdida, la golfa, la exótica. La pavisosa de la Miroslava llega a la cársel porque supuestamente ha balaseado a un señor con bigote no muy agraciado, el difunto, un antiguo amor de juventud, pretendía chantajearla y Nuestra Sara (en la peli la exótica Dora) era la amante habitual del mismo, y claro, cuando la ve apareser decide hacerle la vida imposible (Por cierto, nuestra Sara habla con su asento mexicano y todo), con la ayuda de dos amigas: una rubia que no da mucho juego y Katy Jurado, muy Betty Missiego ella, y con una voz absolutamente maravillosa.

Aquí vemos la típica escena de tiramiento del moño en la cársel. Observad las tremendas cachetadas que se sueltan las dos divas y luego cómo se arma la de San Quintín -nunca mejor dicho-, con todas las presas agarrándose del moño, sucumbiendo todas al cuasierótico manguerazo de los polisías:


Con semejante panorama, Sara descubre que está encinta. Y una de las guardias (así muy Gestapiana) decide hacerle la vida imposible, aunque no sabemos muy bien la razón. El doctorsito ordena que trabaje en la biblioteca (y es que estas presas del D.F. leen a Balzac) pero la guardia se pasa la opinión del doctor por la foufounette y la deja en la lavandería, con lo que nuestra Sara tiene una escena de mucho lucimiento, poniendo la lavadora embarazada de ocho meses, con muchos sudores y mucha cara de sufrimiento, con ojos cerrados y boca entreabierta.

Y Sarita es mamá, y es que, aunque sea un poco pendón verbenero, tiene su corasonsito, y el resto de las presas (las que se tiraron del moño sin venir a cuento) tratan al bebito con mucho amor y hasta le cantan una tonada con voces del Orfeón Donostiarra que te quedas a cuadros. No obstante, la tragedia se presenta en menos que canta un gallo: hay una presa que está la pobre para pillar moscas y le da por decir que el bebé es un querubín, se lo roba -por supuesto- y sale cortando escaleras arriba con el propósito de que el angelito vuele. Mira tú por dónde que a nadie se le ocurre salir corriendo detrás de la loca trapera, sino que se quedan expectantes y gritonas, sujetando a Sara, que está la pobre para tomar un camino. Pero la Miroslava (la rubia pavica) sube y sube e intenta coger a la criatura, cosa que consigue después de que la chalada le suelte una cantidad de palos que suenan a golpetazo con estaca y todo -a mitad de la escena hay un prodigio de montaje porque al intercalar la pelea pavisosa-loca con las presas atenazadas, vemos a la tal Miroslava en los dos sitios a la vez, con lo que el áura de santa bilocadora está más que probado-. Pues nada, ya la Sarita y la Rubia-No-Peligrosa amigas para siempre.

Más momentos delirantes: la Miroslava está en el hospital a causa de las cachetadas de la pirada y mientras, el doctor proclama que el bebito no puede quedarse en una prisión sino en un hospisio a cargo de unas enfermeras con un gorrito así estilo Grace Jones en Vamp. Por supuesto que las presas de voces Orfeón Donostiarra dicen que de entregar al bebito nanay, cogen a la guardia gestapera y la estrangulan, una de ellas se pone el traje de mayora (en la peli dixit) y la Katy Jurado se hace con otro traje de vigilanta y deciden fugarse así de pronto. Y ahí que todas las presas -algunas se repiten al pasar corriendo ante nuestros ojos- marchan cagando virutas, incluso nuestra Sara con el bebito en brazos, el plan de fuga resulta un absoluto disparate suicida, ya que después de mucho correr, los polisías del D.F. las están esperando fusil en mano y empiezan a cargárselas. La pobre Sarita, muy malherida, es llevada al hospital.

En el hospital confiesa que fue ella quien mató al susodicho -la polisía y el marido de la rubia no es que hayan servido de mucho- y antes de palmarla, le pide a la Miroslava que cuide de su hijito y que nunca le diga que nasió entre rejas. La Rubia-Huevo-Sin-Sal sale así muy repeiná, como la Lady Gaga en el vidéo con la Beyoncé, se reúne con su marido-tan-soseras-como-ella que la espera así en medio de un descampado a bordo de un auto y FIN, copyright 1951.

A destacar, y ahora en serio, la fotografía de la peli: muy lograda para crear ambientes y para iluminar a las actrices. El argumento, como veis un puro disparate, pero, como decía Mr Belvedere en Fotogramas, si tengo que elegir una peli carcelaria, nada de Celdas 211, Cárcel de Mujeres con Sara Montiel.

23 septiembre 2010

Ondas de Choque 2

ENFERMO 3: "¿Dónde me siento?"
ENFERMERA: "Tienes que descubrirte el hombro, quítate la camisa"
(El enfermo 3, muy recatado él, lleva una camiseta interior de tirantes y se la deja puesta)
ENFERMO 3: "¿está así bien?
ENFERMERA: "Estupendo, siéntate aquí" (señala una silla con un almohadón colocado sobre el brazo izquierdo de la misma)
ENFERMO 3: "Mire usté, no quiero resultar cagueta pero es que no sabe lo que dicen por ahí fuera, que si duele, que si tal, que si cual..."
ENFERMERA: "Es un poco molesto, nada más"
ENFERMO 3: "Bueno..."
(Rápidamente la enfermera palpa el hombro del paciente y encuentra una zona encallecida)
ENFERMERA: "Ajá, aquí está la calcificación, ahora no te muevas"
ENFERMO 3: "Bueno..."
(La enfermera agarra una especie de pistola metálica enchufada a un aparatejo, la acerca al hombro del enfermo 3 y comienza la sesión, la maquinita hace un ruido similar a un martillo haciendo taca-taca-taca-taca-taca"
ENFERMO 3: "Coño, ¡qué susto!"
ENFEMERA: "Es más el ruido que hace que otra cosa..."
ENFERMO 3: "Pues sí que es verdad" (Y en verdad lo es)
(No obstante, el enfermo 3 cantará mentalmente Dancing Queen mientras suena la maquinita, como siempre hace cada vez que se encuentra en lugares a priori no muy agradables, como cuando las resonancias magnéticas...)
Cinco minutos después...
ENFERMERA: "Ya está... Hasta la semana próxima"
ENFERMO 3: (mientras se abotona la camisa) "Gracias, hasta la próxima semana"

22 septiembre 2010

Ondas de Choque


Llevo arrastrando una tendinitis en el hombro desde hace más de un año. El traumatólogo ha dispuesto que me tienen que dar cuatro sesiones semanales de ondas de choque (el mismo procedimiento que utilizan para hacer polvillo las piedras en el riñón). El buen doctor me comentó que eran dolorosas.

Sala de espera del hospital, somos varios los que esperamos para entrar:

ENFERMO 1: "Me han dicho que duele bastante"
ENFERMO 2: "Sí, el médico me dijo que me tomase un 'nurofén' antes de venir"
ENFERMO 1: "Como duela mucho, yo me levanto y me voy (...) A un amigo mío se las dieron y le dijo al enfermero que o paraba la máquina o la paraba él"
ENFERMO 2: "No creo que sea para tanto"
(sentado en una esquinita, escucho y aguardo. Al enfermo 1 lo llaman y vuelve a hacerse el silencio en la sala, unos diez o quince minutos después reaparece, el enfermo 2 pasa a la enfermería)
ENFERMO 1: (sentándose) "Buf... Casi me da angustia. Duele bastante. Anda que os vais a enterar de lo que es bueno"

Y ahí que entro yo...

Esto no pega nada, pero es tan sensual

20 septiembre 2010

Christopher Nolan, vaya una tortura.



Una tórrida tarde de verano, caminábamos por Barcelona, y claro, yo siempre tengo ganas de pantalla de cine. Propuse ver Origen, la tan cacareada peliculita de Christopher Nolan, el de Memento.

Como ya está en cartel un montón de semanas pues a nadie le va a dar un torzón porque yo la destripe, pero por si hay algún alma de Dios que no la ha visto, pues que no vaya, que con lo mío se lo va a pasar mejor, y gratis total.

Es francamente preocupante la falta de sentido del humor de los directores de mamotretos yanquis que nos torturan de un tiempo a esta parte. El petardo del anteriormente divertido James Cameron (¿quién no recuerda su maravillosísima "Los vampiros del mar - Piraña 2" o el primer "Terminator"?) se ponía grandilocuente con la insoportable Avatar (este viernes la reestrenan con ocho minutos más, pero desde luego que irá a verla Rita La Chanteuse porque éste que lo es nanay de las polveras), donde no había manera de empatizar con ningún personaje, eran todos tan fíjate-qué-vida-más-intensa-llevo-oye que daban ganas de que se cayeran por algún terraplén o que alguna planta carnívora colorinera se los zampara en el primer rollo (aunque ahora que caigo ya no hay rollos, sino proyección digital...). Pues al tal Nolan le pasa tres cuartos de lo mismo...

Por lo visto hay así como una organización secreta que se dedica a meterse en los sueños de la gente (ricachona, mayormente) para meterles alguna (mala) idea o para enterarse de alguna cosa que otra. Aquí tenemos al que cada vez envejece peor Leonardo Di Caprio de capitán de una banda de pseudocerebritos en plan tios-duros-buenorros: el pobretico de 500 days of Summer, el medium de Arrástrame al infierno, uno que va así de buenorro pero que el título de actor le tocó en una tómbola y el chiquillo de Único Testigo, ya más crecidito.

El último de ellos abandona el grupo (o se lo cargan, no me acuerdo) y tienen que buscar a un sustituto. La tarea del mismo es la de arquitecto, es decir, decide el escenario donde se desarrollarán los sueños. Pues resulta que la candidata, porque es un criatura, es la estrangulable e insoportable niñata de Juno, más abofeteable que nunca, más marisabidilla que nunca y más mofletuda que nunca...

Momentos marisabidillos del film (entre bostezo y bostezo) hay para parar un tren, por ejemplo, el de 500 days of Summer y la petarda se ponen a teorizar sobre los edificios que crean en el subconsciente, el tío le mete un rollo que no hay quien entienda (o simplemente es que te importa tres pepinos) y ella en plan "Ah, claro" como si le estuvieran explicando que tres y dos son cinco... De pegarse un tiro por debajo de la boina.

Por cierto que al Leonardo se le aparece la difunta esposa (la pobretica mía de la Marion Cotillard, muy mona y todo lo que quieras, pero menudo papelón...), por lo visto la mujer terminó pillando moscas de tanto confundir sueños y realidades, y terminó tirándose por la ventana. -Inciso: cuando se despiertan de los sueños, el despertador es el Rien De Rien de Edith Piaf, para dar así como un toque muy fino, o para hacer un chiste a la pobre Cotillard.

El momento álgido de la peli es coger a un rico heredero (los que compramos en Mercadona témome que no nos sale Leo y su panda para meternos algo en la cabeza) y meterle en la cabeza no sé qué tontería de que su padre no le quería cuando sí le quería... he olvidado el quid de la cuestión. Y resulta que para eso tienen que ir soñando dentro de otro sueño, creándose así un esquema de muñecas rusas, donde se sueña a tres o cuatro niveles. A medida que vas soñando dentro de otro sueño el tiempo cambia, y entonces si los del sueño a nivel más profundo tienen la sensación de que han transcurrido cinco minutos, los del nivel superior tienen que ralentizar el tiempo, y así sucesivamente... Vamos que si los del sueño menos profundo sueñan que se caen al agua, mientras tanto pueden estar soñando a otro nivel una pelea en el pasillo de un hotel y en el siguiente nivel un correquetepillo cansinísimo estilo James Bond. ¿Se ha perdido alguien? Muy mal, porque la nenica de Juno se lo sabe todo al dedillo a los cinco minutos de explicárselo.

Por fin le meten al rico heredero de cara rara (el de Desayuno en Plutón) la idea de marras, se despiertan y todos felices... Parece que el Leo hace las paces con su señora en sueños y tal (también sale por ahí un japonés con un doblaje infame) y consigue ver a sus hijos (no los podía ver porque no podía entrar en los States, el abuelo es Michael Caine, por cierto).

A los veinte minutos de proyección mi muchacho quería estrangularme, recordemos que yo fui el instigador de entrar a ver la peliculita. Dos horas y diez minutos más tarde del momento intento de estrangule nos fuimos al COS a comprarnos algo de manga larga...

05 abril 2010

The Ghost Writer


El otro día acordamos ir al cine. Yo soy muy facilón en lo tocante al cine, a mí con que haya pantalla me adapto con facilidad. Así que dejé que mi mozo eligiera. Yo le propuse dos películas y que él eligiera: Furia de Titanes (en 2-D, que el cine del 3-D está muy lejos) y The Ghost Writer.

Con buen criterio, mi muchacho eligió la segunda. Yo tenía mis reparos porque decían que era un tanto enrevesada y esa tarde no tenía yo el cuerpo para tramas complicadas, es decir, que yo tenía ganas de ver escorpiones digitales y algún muslo que otro. ¡Qué equivocado estaba! Estamos ante una de las películas más entretenidas de los últimos tiempos, con un guión que parece no tener una solución fácil, pero que termina por encajar todo con una precisión milimétrica.

Se ha dicho que el PM británico interpretado por un Pierce Brosnan con pancita es un Tony Blair puro y duro. No es muy descabellado, a decir verdad. Hay mucho con lo que quedarse de la película: la aparición de un Tom Wilkinson absolutamente terrorífico, la profe de An Education no se queda atrás y Ewan no es mi Jude pero bueno, el muchacho lo hace bien.

¡Ah! Y sale Samantha Jones (está envejeciendo muchísimo mejor que Sarah Jessica, que está cada día más revejía).

04 abril 2010

That's me?

Un poquito de Betty...


Otro tanto de Salomé...


Y la edad mental de George.


Gracias, Facebook.

27 marzo 2010

Homofobia

Este curso está siendo un año raro… Raro porque prácticamente no me estoy enterando del transcurrir del tiempo, aunque puede que sea debido al tópico de que me estoy haciendo viejo y que claro, conforme pasa el tiempo los años se te pasan volando y bla, bla, bla…

Tengo desatendido el blog, mis textos son cada vez más cortos e intrascendentes (a veces incluso con no demasiada gracia) y se me hace cuesta arriba sentarme para sacar un texto más o menos decente, con lo sencillo que es hacer un corta y pega del YouTube

Dicha desatención ha sido en detrimento de otras actividades que han tenido como consecuencia muchas lecturas de libros (unos mejores que otros, creo que estoy dejando de ser estómago agradecido a la hora de leer) y muchas horas de escuchar la radio, gentileza de Internet.

Hay un programa en Radio 5 los domingos a las once de la noche presentado por Luis Antonio de Villena llamado “Las aceras de enfrente”. El espacio está dedicado al mundo LGTB y más o menos he procurado no perderme ninguna entrega. El interés del programa radica en el invitado, por lo que hay días que le doy al stop antes de tiempo y busco el de otra semana.

Debate sobre la homofobia (Las aceras de enfrente)



Hubo un programa planteado como debate dedicado a la homofobia presente en nuestra sociedad. Una de las invitadas –si la memoria no me falla era la dueña de la librería Berkana- proclamaba que había que ser por encima de todo visibles. Detrás de este concepto no hay ni más menos que mostrar tu homosexualidad sin tapujos en cualquier ámbito vital (tu familia, tus amigos, tu trabajo). Esta señora fue más allá al insistir que la educación era fundamental y que los profesores era uno de los colectivos que tenía que hacerse más visible, y creo que añadió un comentario del tipo “porque anda que no hay”.

Habrá personas que se lo echarán más a la espalda pero yo no dejo de llevarlo mal. Critico duramente actitudes homófobas o retrógradas en el aula, y sé perfectamente por destinos anteriores que esto te puede traer problemas (y no todos los claustros de profesores son la panacea universal, uno tiene que escuchar cosas tan presuntamente modernas como “a mí con tal de que no se metan conmigo que hagan lo que quieran” y lindezas por el estilo). No es tan sencillo… Y con alumnos pertenecientes a zonas rurales, me atrevería a decir que se me hace todavía más cuesta arriba. Para callar mi conciencia me compro libros con estrategias para erradicar el bullying homofóbico pero no sé si es suficiente.

Yo no me atrevo, desde luego… Seguiremos recurriendo a YouTube.

26 marzo 2010

María Dolores

A ver quién es el guapo que no termina cantando al compás


Un poco de petardeo yeyé de la señora que provocó la anécdota más recordada del programa presentado por José Luis Balbín


Internacionalidades varias


La politique, claro que oui


Lola, no more no less

21 marzo 2010

¿Con qué la lavaré?



Con qué la lavaré
La flor de la mi cara
Con qué la lavaré
Que vivo mal penada
Lavanse las casadas
Con agua de limones
Lavóme yo cuitada
Con penas y dolores

21 febrero 2010

I was unsuitable (ojo que hay spoilers)

Esta frase es la que pronuncia Miss Lana Turner en una de las escenas cumbre de Madame X (La mujer X), película que incomprensiblemente no había estado disponible en DVD hasta el pasado diciembre.

La mujer X es un folletín absoluto, eso que quede bien claro. Ahora bien, un folletín con Lana Turner y Constance Bennett son palabras mayores. El argumento, intentaré no descubrir demasiado por si alguien quiere verla, cuenta la mala vida que lleva una pobre shopgirl de San Francisco al casarse con un prometedor senador de una rica familia, despertando los recelos de la suegra, una señora con un peinado espectacular, que aprecia claramente que a la muchacha le viene grande el cargo de ser la señora del heredero de una familia de alcurnia, con todo lo que ello conlleva.

La pobre Lana está todo el día más sola que un ocho porque su marido (un plano John Forsythe) está de viaje buscando contactos aquí y allá para llegar a ser Presidente de los States. Claro, si llega Ricardo Montalbán y sus hombros anchos pues es fácil caer en la tentación. Cuando Lanita quiere romper con él, la cosa se pone fastidiada:



(atentos al levantamiento de ceja de la suegra)

La suegrísima se lo ve todo hecho: la tontarra de la nuera le ha puesto en bandeja cómo librarse de ella para poder dirigir a su hijo, y a su nieto incluso. Menuda escena:



Y ahí que nuestra protagonista se va a Suiza, de Suiza a Dinamarca, y de Dinamarca a México... Y para más inri, se nos hace adicta a la absenta.



Claro, estaba cantado que terminaría envuelta en un asesinato, y ¿quién va a ser su abogado defensor? Pues claro que sí, su hijito querido, que siempre ha pensado que su santa madre se ahogó. Y empiezan los momentos kleenex, cuando nuestra Lana pide que le quiten la vida, porque ya está cansada de vivir... Snifffff



Claro, la pobre Lana está muy castigada por la vida y se nos marcha al otro barrio... Pero antes le dice a su hijo (aunque él no sabe que ella es su mamita, pero tiene un run-rún estilo llamada de la sangre) que cuando se case, que vivan solos. Sabio consejo de la pobre Lana, unsuitable, para el matrimonio en el que se había embarcado... Aaaaay qué bonita.

19 febrero 2010

¡Guapo Guapo 2! The Review



Con un retraso imperdonable por mi parte, aunque más vale tarde que nunca, ahí van mis humildes reflexiones tras visionar la primera incursión en la dirección cinematográfica de Tom Ford, ese señor ligeramente estrábico. Lo de estrábico lo digo por encontrarle algún defecto, porque hay que jorobarse y mear a pulso, el tío diseña moda, perfumes, está buenorro y encima cuando hace su primera película pues no le sale mal.

A single man cuenta un día en la vida de un atractivísimo profesor universitario, roto de dolor tras la pérdida de su novio en un absurdo accidente de coche. Mediante algún flashback que otro, vamos enterándonos de diferentes pormenores de la relación entre estos dos mozos. El más brutal es el que narra el momento en que se entera de que su pareja ha muerto, sólo por esa escena ya merece la pena pagar la entrada. Colin Firth for president.

Como buena historia gay, hay una mariliendre, la divertidísima Julianne Moore, cuya intervención sabe a poco, quizá demasiada Moore hubiera afectado al tono trágico de la historia, pero es tan buena actriz que uno se queda con ganas de más.

Se nota que Tom Ford ha trabajado en moda. Nuestro protagonista va impecablemente vestido, y el traje que nos lleva Miss Moore es de lo más estupendo. También se nota en la aparición del modelo Jon Kortajarena tras una foto que recuerda a Todo sobre mi madre. Atrevo a decirme que Dios no ha llamado al modelo por el camino de la interpretación.

En su contra un ritmo a veces cansino (los 99 minutos parecen 129). No obstante, espero sinceramente que Mr Ford ruede una segunda película, y que mi (rectifico, nuestro) Colin gane el Oscar.

24 enero 2010

Niné (y un señor de Murcia) aka un larguísimo spot de Martini

El jueves pasado por fin pude ver Celda 211, diferentes causas me habían mantenido alejado del lejanísimo multicine donde todavía se mantiene desde el mes de noviembre. La película es altamente recomendable, a pesar de algunos giros de guión pelín chirriantes que afectan sobre todo a los personajes de Antonio Resines y Marta Etura. Es un puro chute adrenalínico, comienza la peli y te tiene pillado hasta que se encienden las luces. Y no digamos cómo está Luis Tosar, acojona sólo el tono de voz que pone. Y sus segundos de a bordo tampoco están mal...

Recientemente también he visto La cinta blanca. En algunas partes he leído que "no es para tanto y bla bla bla...". Hombre, no es que sea la película de mi vida, pero incluye escenas de lo más desasosegantes que justifican al cien por cien su visionado.

Y ayer vi Nine...

Si llego a saber que existía este theatrical trailer me habría ahorrado dos horas y unos cuantos eurillos:



La presunta historia que cuenta Nine es el vacío creativo que sufre un director de cine italiano (inspirado en el que ya todo el mundo sabe así que me ahorro lo de ocho y medio demás). El hombre busca ideas aquí y allá en las mujeres que han tenido alguna importancia en su vida: su esposa (la que hizo de Edith Piaf aquí poniendo cara de Giuletta de los espíritus), su amante (Penélope Cruz graciosica aunque un poco feúcha en algunas escenas), su actriz (qué perfil se te ha quedado Nicole, qué perfil, hija mía, la arruga es bella), un putón verbenero (haciendo posturitas a lo anuncio de colonia) una periodista (la que tiene el número musical que te despierta del sopor), su mamma (Sophia, la que anunciaba pastas Gallo) y la que le diseña el vestuario (Judi Dench, chica para todo en cualquier production).

Los números musicales -supuestamente brillantes, aunque más cercanos a un anuncio de Martini o de Cinzano- están muy mal insertados en el plúmbeo argumento. Además, tuve la sensación de que estaba viendo una representación teatral filmada, no hay un buen casamiento entre la trama argumental y la cancioncita de turno (el ejemplo más sangrante es el número de Judi Dench). A Daniel Day Lewis no hay quien se lo crea haciendo de italiano ¿por qué rechazaría Anthony Flags el papel? ¿o no se lo ofrecieron? ¿o se olía el pastel? ¿o el musical en teatro es tan plof como en cine?

Un super bluff que no me extraña que no haya conseguido meter baza ni en los Globos de Oro ni en los Oscars ni ná de ná. Claro que después de lo de Avatar, uno ya se lo espera todo. Desde luego como la peliculita de los gatos alargados azules en un decorado loca trapera gane el Oscar a la mejor película éste que les escribe pide asilo político en el Tibet.

23 enero 2010

Gracias Myolastan



Por primera vez en mucho tiempo, ante las impertinencias constantes de ciertos alumnos me salió la siguiente contestación, además que me quedé tan pancho:
"Mira, es que me da igual, no me importa nada"
(Nueva impertinencia)
"No discuto más, vamos a trabajar, y si no te gusta coge carretera y manta"
Y ni el más mínimo acelere del corazón.
Fin de las impertinencias -al menos por unos quince minutos, no más-
Con los siguientes intentos desestabilizadores, idéntica reacción.

GRACIAS MYOLASTAN

19 enero 2010

En la inopia

Esto me ocurre desde que tengo uso de razón, pero últimamente se repite tanto que me estoy asustando un poco. Soy muy despistado y me cuesta mucho quedarme con una cara, seguro que he quedado como un maleducado con más de una persona porque no la he saludado por la calle (o viceversa, he saludado a quien no debía).

Ay qué desastre...

15 enero 2010

Jordi Mollà



Aunque la noche, conmigo,
no la duermas ya,
sólo el azar nos dirá
si es definitivo.

Que aunque el gusto nunca más
vuelve a ser el mismo,
en la vida los olvidos
no suelen durar.

08 enero 2010

Bienvenida Natalia Ruisssss. Bienvenida a mi ejecusión. ¿Creías que estaba destruida? Pues ya ves que no... Aquí estoy, bien, bien arreglada



Hay que llegar al 4:40 (sin Juan Luis Guerra) para gozar de esta gran actriz, Lupita Ferrer. Lo bien que declama. Este diálogo es mi mantra para superar los fríos y demás cosas "Aquí estoy... Bien, Bien arreglada"
Y lo de "Genio y figura hasta ja ja ja" es irrepetible.

Poquico a poco voy volviendo a la blogosfera (I hope).

Todo el mundo a arreglarse porque genio y figura hasta ja ja ja... (no sé si lo declamaría tan bien como ella, me temo que no, Lupita sólo hay una)