07 junio 2009

Las Aventuras de Farah Diba y su mucama Cleopatra Gioconda - Sexta Puntata



ESCENA NOVENA

(Lobby del hotel. Farah Diba y su mucama bajan vestidas de punta en blanco para su cita con Mireille Mathieu y Patrick Duffy. Mireille Darc viene a su encuentro, viste un clásico Chanel beige)

CLEOPATRA GIOCONDA: (para sí) ¡¿Será hija de puta internacional?! Yo no puedo competir con un Chanel... La próxima vez me meto en ebay en lugar de irme a Zara...

MIREILLE DARC: Farah, reina... ¡ja, ja, ja! ¡Y nunca mejor dicho!

FARAH DIBA: ¿Has bebido? Te encuentro un tanto dispersa...

MIREILLE DARC: (acercándose a Farah) Sólo un poquito, y estoy cachonda como una perrrrra... Tengo que tirarme al Duffy. Fin de la historia.

CLEOPATRA GIOCONDA: ¡Pero qué golfa…!

FARAH DIBA: Me parece inaudito, además de una ordinariez...

MIREILLE DARC: Pues tú misma... Hija del Profeta... Yo hoy no me quedo sin llevarme un rabo a este coño.

FARAH DIBA: Yo contigo no tomo el té... Vámonos Cleopatra Gioconda

CLEOPATRA GIOCONDA: Pero señora...

FARAH DIBA: Sentémonos allí, mira qué señora tan rubia y tan simpática se ve allí, seguro que es escandinava...

(Se sientan)

FARAH DIBA: Perdone que nos hayamos sentado así, tan cerca pero ya ve que está todo llenísimo. No le importa, ¿verdad?

KARINA: ¡Claro que no! Por favor... ¿quieren probar una pasta?

FARAH DIBA (dirigiendose a Cleopatra Gioconda): ¿Ves? ¡Aquí sí que hay estilo!

KARINA: Me presentaré... Aunque seguro que no hace falta que me presente... Soy tan famosa.

FARAH DIBA (más despistada que un pulpo en un garaje): Ejem... Claro, famosísima

CLEOPATRA GIOCONDA (dirigiéndose a Farah Diba): Señora, si me permite la familiaridad, ha metido usted la pata hasta el forro, de una salida a una loca. Tiene usted un ojo…

KARINA: He venido a hacer unos bolos en Linköping. Voy a presentar mis all-time greatest hits... Pero claro, no hace falta mencionarlos, son tan del dominio público...

CLEOPATRA GIOCONDA: Claro, si ya lo decía yo, que en este hotel había mucho glamour.

FARAH DIBA: ¿Y cómo es que no actúa usted en Estocolmo?

KARINA: ¿Estocolmo? Ni hablar... Ahora lo que se lleva es actuar en el circuito underground. A mí ahora me reivindican los más modernos del lugar. Soy un icono.

FARAH DIBA: Bizantino...

KARINA: Más o menos. Seguro que usted conoce mi gran hit, Aires de Fiesta. El año pasado lo cogió la marca Rexona para anunciar sus desodorantes y gracias a eso conocí un nuevo revival.

FARAH DIBA: ¡Qué interesante!

(De repente aparece Mireille Darc en un estado deplorable, el rimmel corrido, las medias rotas. El carmín había huido de sus labios. Cleopatra Gioconda no puede evitar esbozar una ligera sonrisa)

FARAH DIBA: ¡Por Alá, Mireille, parece que acabas de besar el suelo!

MIREILLE DARC: Entero y verdadero... ¡Qué desgraciada soy! (Grita) ¡Mi coño sin rabo!

FARAH DIBA: El lenguaje, cariño, el lenguaje...

MIREILLE DARC: A tomar por culo.

CLEOPATRA GIOCONDA (de lo más falsa): ¿Pero qué ha pasado?

MIREILLE DARC: Ya sabes mi querida Cleopatra Gioconda, permíteme tutearte, aquí entre hembras, que yo si me pongo un Chanel beige es con el objetivo de que alguien me lo quite después. Pues me he insinuado a Patrick Duffy, le he preguntado si había algo en el hotel que le interesara, románticamente hablando.

KARINA: ¿y? Perdón por entrometerme, pero ya que se sienta usted en la misma mesa que yo...

MIREILLE DARC: ¡Karina! ¡Qué honor y qué apuro! Verme de semejante guisa...

CLEOPATRA GIOCONDA: Prosiga, madame Darc.

MIREILLE DARC: Resulta que en ese momento la que se le aparece la Virgen se ha puesto hecha una auténtica gata... Me ha arañado, me ha tirado al suelo, me ha pisado con su tacón izquierdo y ha gritado que el único coño que disfruta del Duffy es el suyo. Luego ha jurado en varios idiomas, ya sabéis que Mireille Mathieu ha cantado en todos los idiomas, que nuestra amistad se ha terminado y que me olvide de pasar una temporada en su Chateau de Avignon...

CLEOPATRA GIOCONDA: ¿Será zorra? ¡Uy, perdón!

MIREILLE DARC: No... No... Tienes toda la razón, querida.

FARAH DIBA: Mujeres arrastradas por la dictadura del falo. ¡qué asco! Cuánto echo de menos Irán...

KARINA: Lo que tienen ustedes que hacer es venir conmigo a mi concierto, casualmente llevo tres entradas V.I.P., llevan un mini de regalo.

FARAH DIBA: Desde luego qué nivel, regalan un coche con cada entrada...

CLEOPATRA GIOCONDA (para sí): Sí, nena, sí...

MIREILLE DARC (en tono pensativo): Pues sí, a ver si algún segurata está bueno y me lo follo en el backstage...

5 comentarios:

caotico_jq dijo...

Creo que "Yo hoy no me quedo sin llevarme un rabo a este coño" debe ser una de las frases más exquisitas que haya leído nunca.

Fennec dijo...

ponerse asi por el sosainas de bobby ewing

Peritoni dijo...

hasta Karinaaaaaaa!!!!!!
aaaaaaaaaaaaaahhhhhhhhhhhhhhhhhhhh!!!!!!!

Anónimo dijo...

Dada la proximidad de la anual conmemoración del Orgullo Gay, te propondría un cancionero coxis ad- hoc, e incluiría en el mismo la canción de la inimitable y nunca suficientemente valorada Massiel, " Noa Noa" en su versión para 300 millones. es innegable que el lugar apropiad para los bailarines que la acompañan es un lugar de ambiente, donde todo es diferente... un superbeso

coxis dijo...

no es porque la haya escrito servidor pero la frase es presiosa amén de xquisita, mr caótico, y que me lo diga usté me da mucho más gustirrinín

hombre mr fennec el bobby tenía su punto...

¿cómo iba a dejarme yo a Karina, mr peritoni? Karina forma parte de mi banda sonora original vital

muchas gracias, anónimo (veneciano), vuelva pronto, y tomo nota de la sugerencia massielesca