17 abril 2009

En "El Intermedio" me enteré de esto

El diario El País censura un anuncio de Le Monde Diplomatique en español. Leo en su página web que el susodicho anuncio (aparecido en el diario Público) incluía los contenidos del número de abril, entre ellos el artículo El grupo PRISA se tambalea.

El extensísimo artículo enumera la situación de dicho conglomerado. El autor, Pascual Serrano, aporta (abrumadores) datos objetivos y saca conclusiones como que

"uno de los errores de PRISA podría haber sido buscar a toda costa un fuerte crecimiento que le garantizase ser un agente de poder político en España y América Latina, algo que sin duda logró, pero a costa de perder solidez empresarial (...) La actual línea editorial en América Latina de agresividad permanente contra los gobiernos progresistas [!] , que ha superado a los medios tradicionales de derechas."

"PRISA y su proyecto de televisión por pago comenzaron su declive en su confrontación contra el gobierno de José María Aznar y la guerra del fútbol. Once años después de que la emisión de los partidos fuese declarada de interés general, PRISA vivió otra guerra del fútbol con el grupo Mediapro y bajo gobierno socialista. El desarrollo de Internet, las nuevas licencias de TDT de pago [aunque creo que a esto le han dado frenazo] y el fin del privilegio para los derechos de emisión del fútbol (...) ha dejado a Digital+ sin su principal razón de existencia."

"Internet no ha sido un ámbito en que PRISA se haya sabido desenvolver. El grupo recibe sólo un 1% de sus ingresos de los negocios digitales frente a un 12% en The New York Times o el 7% en el grupo Vocento (diario ABC, Punto Radio y Telecinco). (...) Entre los analistas de medios de comunicación, españoles y extranjeros, se destaca que PRISA tiene un modelo de negocio muy basado en el pago por contenidos y donde la publicidad sólo representa alrededor del 30% de sus ingresos."

"En mayo de 2007, PRISA tuvo que dejar su casa en propiedad e irse a vivir de alquiler. Anunciaba la venta de su sede en la Gran Vía madrileña, así como el edificio de El País en Madrid (calle Miguel Yuste) y el de Radio Barcelona (calle Caspe) por 350 millones de euros a la sociedad inmobiliaria Longshore."

"Seis meses después, en noviembre de 2007, cerraba Localia [esto sí lo sabía], una red de 80 emisoras locales de televisión que funcionaba desde el año 2000. Y dejaba sin trabajo a 300 profesionales (...) se reconoció que el cierre se precipitó por la crisis económica y el desplome de la inversión publicitaria, sin perspectivas de recuperación a corto y medio plazo."

"Las informaciones más recientes apuntan a que el grupo está desestimando la venta de DIgital+ al no encontrar un comprador que ofrezca el dinero esperado [la alianza Vivendi-Telefónica no salió adelante]; y estudia la venta de la editorial Santillana (...) Los candidatos para esta adqusición serían Lagardère y Pearson."

"La situación del grupo ya ha creado una grave conflictividad laboral en el seno del diario El País tras la decisión del consejero delegado, Juan Luis Cebrián, de reestructurar el periódico y la compañía. Según su proyecto, el periódico se dividirá en tres empresas (...) La medida no ha sido bien acogida por los trabajadores que consideran que les debilita como colectivo laboral y terminarán perdiendo derechos y garantías laborales."

"...es verdad que la crisis es generalizada en el panorama de los medios, y que los medios de comunicación están pagando ahora los errores del pasado -pues gran parte de la deuda adquirida se deriva de operaciones de expansión llevadas a cabo durante los años dorados..."

"Ahora, sin muchos de los favoritismos que obtuvo en España en los años ochenta bajo el gobierno de Felipe González -en especial los derechos exclusivos de emisión de los partidos de fútbol y el casi monopolio de la televisión de pago- (...) su futuro se encuentra más en peligro que nunca."

"Los directivos de PRISA pretendieron algo más que crear un gran grupo empresarial de comunicación, quisieron -y necesitaban para continuar sus negocios- gobernar en muchos lugares y ámbitos sin presentarse a las elecciones; y ahí es donde han fracasado. Sus cuentas de resultados terminaron dependiendo demasiado de unos poderes políticos a los que no se pudieron imponer. El emporio necesitaba, para seguir avanzando, concesiones de radio y televisión, exclusividades millonarias para la difusión de fútbol, contratos editoriales privilegiados... Al final, no fueron tan poderosos para garantizarse todo ello."

Con razón cada vez el periódico viene más finito, hay días que parece el 20 minutos...

Le Monde Diplomatique (cito textualmente) se sorprende que un diario como El País, que pretende ser una referencia en materia de ética periodística, le oculte a sus lectores el verdadero estado de su situación económica y que ese afán le conduzca a cometer un claro acto de censura.

8 comentarios:

La Marquesa dijo...

Lo malo de los valores porcentuales es que son relativos. Siemrpe se puede decir que un embalse esta lleno y que sin embargo la cnatidad de agua embalsada no supere un cuarto de lo que tiene un emabalse mayor al 25%.

Vivir para ver como dos grupos progresitas se atacan entre ellos!! quien lo hubiera dicho.

Breckinridge dijo...

Al parecer, van a vender el Grupo Santillana, que es lo único que produce beneficios en este momento (libros de texto que conocerás...). Pero yo no creo que llegue la sangre al río. El País es una "marca" demasiado bien establecida y no desaparecerá.

Sigue siendo el periódico que leo, más que nada porque los demás me parecen pésimos (salvo La Vanguardia y, en su línea por supuesto y para quien le guste, ABC). No le vendrá mal un cambio de aires, llevan anquilosados en la misma fórmula desde hace ni se sabe. Lo que les ha hecho daño, además del fútbol, es que les han comido mucho terreno por la izquierda, donde antes no había nada.

Polo dijo...

No está tan mal que se tambalee la Biblia, que ha hecho mucho bien pero también ha congelado el espíritu crítico de mucha gente (joven) inteligente.

Uno no entiende números económicos... pero sabe que un diario en el que prácticamente TODOS los articulistas comulgan -nunca mejor dicho- con las mismas ideas (léase partido político) merece un poco de castigo.
Y eso que lo sigo leyendo.

Y, en efecto, no desaparecerá. Hay mucha gente que no hace público lo que piensa hasta que leen lo que dice El Pis. Esos millones -y su marca publicitaria- lo sostienen.

coxis dijo...

muy cierto es lo que apuntas, mi querida Marquesa, el grupo supuestamente felipista tirándose del moño con el grupo supuestamente zapaterista....

compañeros que dan otras asignaturas han comentado que los libros son bastante buenos (en idiomas la Oxford manda mucho). Cuando dices que les han comido mucho terreno por la izquierda, ¿te refieres -me refiero a prensa- a Público? Humildemente, si lo he comprado algún viernes era porque daban una película por un euro... En cuanto a La Sexta, parece que sólo aspiran a un público quinceañero/veinteañero con su exceso de buen rollito

¿El Pis, mr Polo? ¿Lapsus o traición del subconsciente? Bromas aparte, es cierto -y aburre- que hoy en día la mayoría de los periodistas (priseros o no) son prácticamente "voces de su amo" de un partido político/ideología/ministro/banco... Yo tampoco creo que desaparezca, pero tendrá que mover el culo, porque, reitero, el periódico tiene cada vez menos páginas.

MM de planetamurciano dijo...

Con todas sus cosas malas, ke las tiene, si se va al garete el grupo Prisa...¿ Ké nos keda? Miedo me da.

Skywalker dijo...

nada, nada, con un par de decretos leyes se soluciona, le dan otro canal de tv, o directamente cierran telecinco y se la regalan...

caotico_jq dijo...

Estoy con MM de Planeta Murciano... Miedico.

coxis dijo...

Personalmente no creo que vaya a desaparecer, mr MM, pero un poquito de autocrítica no vendría mal...

Tampoco creo que le dén cositas, mr skywalker, porque ZP es más Público que otra cosa...

De miedo ná, mr caótico, que no lo cierran, segurito
Yo escucho mayoritariamente la SER pero esta mañana he comprado el ABC en lugar de El País (he caído en el influjo del regalo: Mulholland Drive), aunque el viernes tocará comprar El País para leer las críticas de cine (aunque ahora las puedes leer en Internet por el morret)
Al final ni lees el periódico, sólo buscas el regalo, me da a mí la sensasión