10 enero 2009

En sólo dos días ya veo el panorama...

Llevo varias mañanas escuchando a Carlos Herrera en Onda Cero y, a pesar de sus maneras de señorito andaluz que no me hacen demasiada gracia, me gusta porque da caña a todo el mundo, aunque es palpable su conservadurismo. Y hay veces que me cansa el excesivo prozapaterismo del bello Francino, para qué nos vamos a engañar.

Ayer nos desayunamos con las cifras del paro y además con la bonita noticia que una de las tres comunidades donde hay más paro es donde este que lo es habita: Murcia-qué-hermosa-eres.

La lectura que se hace de estos datos es distinta según escuches a uno u otro medio de comunicación (No es que haga caso a todos, atrevería a decirme que la TDT, por cierto, me ha hecho descubrir maravillas que ignoro como Libertad Digital -ay Alaska, Alaska- o Intereconomía -ese logotipo con un ¿toro? ¿cómorrr?-):

Los medios más amables con el gobierno apuntan a que como tenemos un gobierno regional del PP basado en el ladrillo y que, ante la caída de la construcción, se ha producido una reacción en cadena que ha afectado no sólo a los albañiles sino también a escayolistas, electricistas y fontaneros. Del mismo modo, ha surgido una abundante bolsa de parados de veintipocos años, los que abandonaron los estudios ante la abundancia de trabajo en la cantidad de pisos y/o adosados que empezaron a levantarse a lo largo y ancho de la geografía murcianica. Algunos de ellos manifiestan querer reengancharse a la educación de adultos, que tiene escasas plazas, pero dudo mucho que esta medida sirva para algo... Volver a los libros supone haber adquirido unos hábitos de estudio y trabajo diarios y, salvo que el estudiante reenganchado tenga la madurez o la motivación intrínseca suficiente, la cosa se le hará bastante cuesta arriba.

En Onda Cero, Carlos Herrera introdujo un argumento interesante: no hablaba de abandono de los estudios sino al estado del sistema educativo en general, y a los resultados que se están obteniendo a partir de la introducción de la LOGSE. Esa ley tan bonita sobre el papel, pero tan alejada de la realidad que hay en las aulas.

Hay veces que me imagino a mí mismo dentro de veinticinco años, cuando esté rondado la jubilación (si es que queda dinero para que la cobre) y no sé qué clientela tendré delante, y tampoco sé si tendré las energías y fuerzas suficientes para llevarlo p'alante, porque hay mañanas que termino francamente agotado...

¿No lo dije? Ya estoy en plan Melania Hamilton... Escarlata ni se plantearía estas cosas, estaría en las rebajas gastando a manos llenas...

7 comentarios:

Oliver dijo...

Pues las Melanias como tu y como yo nos echamos las manos a la cabeza desde ya en vez de lamentarnos cuando llegue el momento, mala cosa esa, preferiría ser una Escarlata que actualmente sería una especie de paris Hilton.
Saludetes

Breckinridge dijo...

Es que hay que ser más Escarlata aunque prevalezca el gen Melania! Iba a contestar al post anterior y me encuentro con éste.

Es cierto que cuando uno ha perdido el hábito de esturdiar es muy difícil volver a él (y a más edad, mayor dificultad), pero creo que es lo mejor que se puede hacer con el tiempo que van a tener entre manos los muchos jóvenes (y no tan jóvenes) que están cayendo en paro. Y lo siento mucho por tu región, pero me sorprende poco que sea dónde más crece el paro, porque por lo que he podido ver todo el crecimiento de los años de la afluencia era a base de mucho ladrillo y poco valor añadido y eso se sostiene muy mal.

Ánimo con esos alumnos. Y mano dura en las evaluaciones (lo siento, me sale el sádico en cuanto pienso en exámenes).

Cinephilus dijo...

Es que nuestro trabajo nos aporta, queramos o no, una sobredosis de realidad... y por eso pensamos tanto (aunque la sociedad piense que no). Conclusión: vete corriendo a las rebajas ;-) Un abrazo de un compañero de dudas (eso sí, yo me resisto a Carlos Herrera, no lo puedo evitar...)

coxis dijo...

mis queridos 3 comentadores, no me he ido a las rebajas sino al cine, a ver la de Milk...

hm dijo...

Yo si que escucho al Herrera todas las mañanas.

Ayer estuve toda la tarde de rebajas con una amiga... no sólo me compré dos polos de rugby preciosos, sino que le elegí a mi amiga un vestido (y lo peor es que tuve que enseñarle como ponérselo porque era asimétrico)... ¡qué me gusta ir de compras!...

@ELBLOGDERIPLEY dijo...

Bueno, todo es compatible: momentos Melania, momentazos Scarlett, ir a las rebajas, momentos Federica Montseny, y verse Milk...y de lo malo-malo tienes la TdT, que yo aún creo que no, porque hay que hacer un enganche tipo sacar cable a pasillo, o no sé qué coñe, que me lo voy a pensar hasta que la tele se vea borrosa, que entonces me acojonaré, claro, y llamaré a un antenista...pensando en la seducción y el romance:-)
Besotes.

Polo dijo...

Escucho habitualmente a Carlos Herrera. Lo único que le sobra es la gran cantidad de publiacidez. Sus tertulias son ejemplo de convergencia de distintos puntos de vista.

Todavía hay gente que habla bien de la logse. Las Melanias necesitan otro tipo de atención que no tiene nada que ver con la paralización de las clases para que no se nos pierdan del todo.

Y, sí, es verdad: todo es compatible. Una película que espero ver hoy: "La clase" ("Entre les murs"). A ver qué nos cuentan las Melanias de la France. Mientras tanto, ya está listo el registro de películas de 2008. Sírvanse...