11 marzo 2008

La Limpieza aka Conciencia de Clase



Limpiar es la actividad más frustrante y agotadora que existe. Las tareas domésticas, las denominadas S.L. son las más ingratas amén de interminables a las que un ser humano puede enfrentarse.
A mí me venía una señora a limpiar. Una señora que ha vuelto a su país (para que luego digan que vienen a quedarse y a quitarnos el trabajo y demás gilipolleces) y me ha dejado a merced del pronto, el paño y el don Limpio.
Los sábados por la mañana han pasado a ser mi momento S.L. de la semana, en lugar de ser el momento de salir a pasear, a comprar el periódico y tomar un cafecillo mientras miras el Babelia. Me pongo los cascos y canto cual poseso tonadas como el "Dieser Welt" de Katja Ebstein (esta semana estoy muy Eurovisivo, musicalmente hablando) mientras paso el aspirador, éso es lo primero. Posteriormente atacamos la limpieza de la cocina (armarios, vitro, mesa), después llega el momento de limpiar el polvo, con trapo del polvo, pronto y plumero. Y luego a pasar el mocho con fregasuelos bosque verde al jabón de marsella (parece que no podemos vivir sin jabón de marsella). A la vez pongo las lavadoras pertinentes y posteriores secadoras con su toallita suavizante y todo. Y es que con la secadora si sacas la ropa y la doblas lo mismo no tienes que plancharla (una de tantas asignaturas pendientes).
Luego vamos con limpieza de baños y todo lo que conlleva: estropajo para la taza, Viakal para la ducha, chorro de don Limpio por aquí, mochazo en el suelo por allá... Y cuando parece que has terminado compruebas con horror que la mesa del salón vuelve a tener una ligera capa de polvo amplificada por el rayito de sol que entra por la persiana. Esto no tiene fin... De repente, te das cuenta de que llevas desde las ocho de la mañana en danza y que ya casi es la hora de comer y parece que no has hecho ná de ná...
La secadora termina y puedes poner ropa limpia en la cama, un olorcico a Flor Lavanda más rico...

Ya tengo nueva señora de la limpieza. Gracias a Dios.

Dedicado a mi Tantinuti, que me hablaba de usted y a mí me daba un apuro... ¡Pero si yo siempre he sido muy del Socorro Rojo, del Koljós y del Sovjós...!

Reitero, ya tengo señora de la limpieza, empieza la semana que viene.

13 comentarios:

Pasaelmocho dijo...

Cómo te entiendo.

Mi Dolores todos los años amenaza con jubilarse (mi madre dice que ronda los 70) y sus hijos la presionan para que no siga limpiando.

Ahora sólo va a mi casa. Porque le pilla de puerta a puerta con el autobús, entra y sale cuando quiere y nadie la controla.

Llegar los viernes y verlo todo reluciente es una sensación indescriptible. Ay cuando me falte.

hm dijo...

Yo si tuviese que recortar gastos me quitaría el internet, el móvil, lo que sea... pero a mi Olga que no me la quiten.

Peritoni dijo...

Pues nuestra Pilarín que no nos la toquen (vaya post y comentarios más marujas, hijo), ella está encantada con que en casa no haya más mujer de la casa que ella, hace y deshace, hoy limpieza a fondo de cocina y mañana descuelga las cortinas, y lo tiene todo superbrillante y aseado. ¡Y plancha!!

@ELBLOGDERIPLEY dijo...

Pues yo tenía una de Avila, que por temporadas regresa, pero soy partidario del "hágaselo vd. mismo", que luego andan manoseando en los armarios, y cotillean las cartas de amor, para contarle nuestros novios a las hijas, ejejjj:-)
Un saludo

coxis dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
coxis dijo...

desde luego de todas la más completa es la del señor Peritoni...

finnegan bell dijo...

incluso hay gente que miente y dice que limpiar le relaja... endevé.

besos de pornochacha.

MM de planetamurciano.tk dijo...

Debo ser el único ke no tiene chacha y como tampoco tengo tiempo,las pelusas amenazan con raptarme y pedir rescate.....
Y oiga, para nada esantirojerío tenerla, mientras se pague bien y no se la explote.

Fennec dijo...

hagamos algo superficial y vulgar...

Gunillo dijo...

Pues yo soy mi propia chacha, y me gusta fregar los platos y los cubiertos con bien de espuma. Limpiar el polvo, me da más pereza. Pero barrer me agota, no me gusta nada.
Y la plancha...uuuuuy! Tardo HORAS en planchar cuatro prendas!

Cinephilus dijo...

A mí, la señora que me viene a casa, me ha salvado mi vida conyugal... El momento S.L. es superior a mis fuerzas y mi chico, bastante más ordenado que yo, no llevaba demasiado bien mi tendencia a la leonera cual concursante de Gran Hermano...
Besos con olor a ajax pino (por lo menos) ;-)

P.S. ¿Alguien sabe por qué existen las sesiones de evaluación...? Menos mal que ya estamos de vacaciones...

TB97 dijo...

Je, je, como entiendo todo esto! Yo vivo solo y sin salvadora limpiadora, así que vergúenza me da recibir al personal porque directamente NO limpio. No tengo tiempo porque no ando en casa. Y cuando estoy, estoy en sofacoma. Dinero para pagar a la salvadora tampoco tengo, porque me lo gasto en la noche.

Un caos TODO, pero ya me he acostumbrado a las violentas pelusas galácticas que constantemente me atacan...

coxis dijo...

las pelusas siguen trayendo cola...

P.D.: Ya estamos de vacances, ¡yupi!