30 enero 2007

Dulce misterio de la vida... Por fin te he encontrado

El sexo es necesario para la vida diaria. El que diga que no le interesa el sexo se comporta como el que cuando le hacen una encuesta sobre sus gustos televisivos contesta que los documentales de la 2 son sus preferidos y que no sabe quién es Karmele Marchante (cuando en verdad tiene una colección de vídeos de sus mejores apariciones televisivas). En una entrevista a k. d. lang (Por cierto, qué olvidadita está esta moza desde esa foto en la que Cindy Crawford le afeitaba la barba) mencionó que su primera fantasía erótica fue Julie Andrews en "Sonrisas y Lágrimas", lo cual me hizo recordar mi primera fantasía erótica, Ted Neeley en "Jesucristo Superstar", lo recuerdo vivamente, porque tuve una erección a los cuatro años (y no, no es coña, los fetos ya tienen erecciones dentro del seno materno, imagen perturbadora donde las haya). Y es que uno ya apuntaba maneras, para qué nos vamos a engañar...
Terenci Moix, del cual soy muy devoto, decía, intento parafrasear, que no entendía a la mariquita que se ponía a rezar preguntando las razones de sus tendencias sexuales, buscando un milagro, una solución o simplemente haciendo preguntas retóricas estilo "¿Por qué me has cargado con esta cruz?", él siempre lo tuvo mucho más claro, lo cual es digno de admiración, ya que yo sí que atravesé una cierta fase de "¿por-qué-me-has-cargado-con-esta-cruz?", fase de la cual todavía tengo algunos rebrotes. Esto me hizo retrasar mucho pero muchísimo mi iniciación en el sexo, me podría haber iniciado en el sexo heterosexual porque siempre hay alguna que le dan morbo los distantes (dicen ellas, aunque en verdad es puro desinterés) pero es que no lo veía bien, me parecía algo inmoral. Hubo momentos de mi vida en que pensé que podría vivir sin sexo, que podría apartarlo totalmente de mis necesidades (rectifico, podría hacerme mis manolitas pero nada más) pero finalmente me tiré a la piscina. Y descubrí que no era tan difícil ligar, bien es cierto que mi primera vez fue absolutamente desastrosa, que al recordarla incluso me ruborizo, que fue algo totalmente kafkiano, algo que me resisto a contar por pudor y por increíble. Tras una serie de numeritos que podrían dar para una película de Ken Russell (o de ChiChiLaRue pero sin depilar) llegué a la conclusión de que el sexo sería eso, un soltar adrenalina, un alivio, un no querer conocer demasiado al otro(s), un momento que estaba muy bien, a pesar de que estaba deseando de vestirme y salir corriendo del lugar lo más pronto posible.
Hasta que uno se enamora... Eso lo cambia todo... Entra en juego la ternura, la dulzura, el abrazarse, el besarse, bueno yo ahora soy totalmente pro-beso y es que el beso es sinónimo de amor, de amor correspondido, de mirar a los ojos y poner cara de tontorrón, de que te dé igual haberte afeitado y raspar o que te vean en pijama y con los pelos enchufados. No voy a hacer una narración detallada, pero indudablemente el sexo con amor es infinítamente superior, estás más cómodo, sientes más cosas, hablas, comentas, das ideas... y con la práctica sale cada vez mejor.
Aaaaay... Dulce misterio de la vida... Por fin te he encontrado...

28 enero 2007

The Harder They Fall (aka Rebajas eventually)












El viernes no trabajé porque se celebraba Santo Tomás de Aquino (bueno, en verdad es mañana pero el instituto decidió pasarlo al viernes) y por fin decidí concederme un rato de shopping matinal.



Como hay que hacer cuentas para que al inicio del mes no tenga uno un patatús producto del extracto de la VISA, decidí refugiarme en el comercio en el que no te cargan lo comprado hasta el veintiocho de febrero (véase ilustración superior). Primeramente di mi paseo habitual por la sección de DVDs, no estaba la dependienta amabilísima que te busca la película más extraña que uno se pueda imaginar, así que opté por hacer una ronda por la sección de clásicos y encontré La Familia de Ettore Scola y me lancé sobre ella, una vez que ya tenía una en la mano pues tenía que coger otra para que me hicieran el descuento de marras y llevado por la ola pro-Penélope que nos invadé me agencié Volver en edición coleccionista (para autoconvencerme me dije a mí mismo que así la ven mis padres, que no pisan un cine desde que los llevé a ver Thelma & Louise). Una vez cubierto el expediente cinematográfico pues el siguiente paso era comprar calzoncillos (yo siempre renuevo mi underwear en rebajas, por eso de llévese tres y le hacemos el veinte ¿o era el veinticinco? de descuento), yo de lo más tradicional, dos slips blancos y unos de pata blancos (aunque los de pata -uy qué poco fino he estado-, digo los boxer me los compro de lycra porque si no voy incomodísimo).



Y después tocaba la cita con el territorio vaquero, donde me compré mis anuales (a veces semestrales, cuando era rich and mighty, o sea, pre-hipotecado) 501. Luego vino mi LC y me ayudó a encontrar una camisa de estas para ir a trabajar bien arregladito (ya se sabe que uno tiene que proyectar una imagen seria, y más este curso), ¡la camisa tenía una rebaja de treinta euros! Esto no pasaba antes en El Corte Ingléee...



Hicimos una pausa para comer (ensalada, que uno tiene que cuidar la línea curva) y luego ¡oh sorpresa! ya lo dijo el señor Marsónico, Zara estaba cerrada y mi observador LC advirtió que estaban de obras hasta en el piso superior... Por lo tanto, nos refugiamos en Springfield, había vaqueros a 9.95, me probé dos y me sentaban fatal, se me metían por el culo y me hacían arrugas por todas partes... Encontré un jersey de éstos con cremallera que vienen muy bien para ir al trabajo y bastante bien rebajado (veinte euros sobre el precio original).



Lloviendo y sin paraguas, con lo que la vuelta a casa fue en plan secuencia final de Desayuno con Diamantes...




Aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid, ya están aquí las nominaciones a los Razzies, y las películas que han tenido mayor suerte han sido:
eNo tengo el gusto de haber visto la primera, pero sí que vi la segunda y recuerdo que nos reímos bastante en el cine con las miradas de zorrón que daba Sharon... (claro que éramos los únicos que nos reíamos en el cine, la demás gente estaba así como "confusa" con el tema, claro, intentaban tomarse en serio el argumento).
Y que no falte nunca este brebaje
Ni éste tampocoP.D. Alberto Iglesias tiene ya su séptimo Goya, lo cual es estupendo.

27 enero 2007

Enhorabuena a Mara Jade por sus 100.000 visitas y pico!

No está SuperSonicGirl en plan película pero sí que hubo una especie de Superman Caní a cargo de J. Piquer Simón, el rey de la serie B española (con permiso de Jess Franco), este Supersonic Man (que yo no tengo el placer de haber visto).
Pues aquí va mi humilde homenaje y enhorabuena.
Un beso, guapisi.

24 enero 2007

¿Pasado sonrojante?

Siguiendo con el tema C. C. Catch aquí esta inmortalizado el maxisingle que mencioné en el pasado post estilo abuelo Cebolleta de hace unos días... La portada está francamente envejecida, si nos fijamos en la carita reflejada en el espejo no es para nada la de nuestra querida C. C. Catch sino una muchacha que pasaba por allí. Parece ser que el productor del disco, Dieter Böhlen, no quería mostrar la belleza de su cantanta por si el disco pinchaba y ya no podía reciclarla en otro proyecto musical, algo así como un Milli Vanilli a la inversa...
Anda que las cursiladas que yo escribía dentro de los discos, en la funda protectora, lean, lean y quédense de piedra...

El Sansui es la marca del tocadiscos (que todavía conservo). Observen mi animadversión hacia los Dire Straits cuyo doble disco tenía que soportar con asiduidad, gentileza de mi hermano.

¿Sonrojante o no sonrojante? That is the question...

23 enero 2007

Untitled

Me disculparán vuesas mercedes pero esta noche estoy que me caigo de sueño y me retiro a mis aposentos. Pero prometo actualizar con un buen texto, I really do.

20 enero 2007

Them! (¡Ellas!) aunque en España le pusieron "La Humanidad en peligro"



Acabo de ver esta peli en la Filmoteca. Muy divertida. La pareja protagonista parece que la hayan "castingueado" en un concurso de feos... Mon Dieu, las hormigas tenían más sex appeal...

19 enero 2007

¿Qué me está pasando?


Ya llega el viernes, y a pesar de haber sacado mis posts y todo, no ha sido una buena semana. Llevo toda la semana durmiendo fatal, me despierto empapado en sudor y con sensación de no haber descansado, de no haber tenido un sueño profundo.

El pasado miércoles hice mi típico ritual, es decir, despertar escuchando el "Si amanece nos vamos", poner el café mientras me ducho, desayunar y vestirme. Cuando ya me había puesto la camisa y me disponía a colocarme los pantalones, la habitación me dio vueltas y tuve la sensación de que me faltaba el aire y que iba a caerme al suelo, supongo que debieron ser muy pocos segundos pero nada agradables. Llamé al instituto y no fui a trabajar, en lugar de ello me fui al médico, tras hacerme caminar en línea recta, apretarme las sienes y los ganglios y decirme que dirigiera la mirada a una luz brillante de izquierda a derecha y de abajo hacia arriba, mi sabio doctor me hizo la pregunta clave: "¿Tienes algún motivo para estar preocupado?" Sólo me salió que mi trabajo este año era una tarea más bien ardua, me tomó la tensión y me dijo"A ti lo que te pasa es que tienes stress" Me mandó unas pastillas y a casita...

¿Stressado? Pues estamos buenos, porque para el Viernes de Dolores todavía falta...

Y no debo quejarme, no debo quejarme...

Y todavía no he ido a las rebajas, si es que esto no es común en mí... Pero, ¿qué me está pasando?

18 enero 2007

La Super Chuy's tenía tela...


Hay un pueblo de Murcia que tiene el bonito nombre de Alcantarilla (yo no le veo el punto gracioso porque desde pequeño conozco el lugar y no relaciono las aguas fecales con este lugar) donde hay una discoteca llamada Super Chuy's que durante la segunda mitad de los ochenta se convirtió en una especie de santuario de extrarradio donde se iba a bailar (supongo que a ligar también, pero a mí no se me pasaba ni por la cabeza, estaba en fase de "¿quién soy" y "¿a dónde voy?"), los más finos o rockeros iban a las tascas (zona de bares cercana a la Universidad), pero si uno había sido abducido por el espíritu de Dieter Böhlen, la Super Chuy's era su lugar.
El sitio era gigante (al menos a mí con quince años me lo parecía), cogías el autobús de punta en blanco y con el paquete de Fortuna (ineludible) en el bolsillo y a las seis de la tarde ya estabas por ahí. Al entrar, voy a hacer un esfuerzo de memoria, ya que no la he pisado desde 1989, había una gran pista de baile donde muchachas con cardado y mechas y conjuntito de leopardo bailaban al son de Patty Ryan con coreografías y todo, seguramente buscando a algún conductor de ruidosa Rieju que las retirase del supermercado o de la peluquería donde trabajaban. Luego podías acceder escaleras abajo a una pista más pequeña donde sonaba el Easy Lady de Spagna, junto a esta pista había una especie de bar donde pedíamos una jarra de cerveza que bebíamos con pajita para que se subiera más pronto. La entrada te permitía tomar una consumición alcohólica y yo tomaba Coca-Cola con Ginebra ¡qué disparate! Y ahora que caigo, en la vida me pidieron carnet alguno, ventajas de tener una constitución corporal, digamos, expandida. Tras el ritual de la cerveza y de las primeras risas íbamos a esta pista pequeña y luego subíamos no a la pista grande sino a otra planta superior donde había dos minipistas en las que ya empezaba a sonar lo mismo que en la pista grande (a la que no se bajaba todavía porque era temprano e imponía mucho bajar a bailar solos como ochos), yo literalmente me volvía loco cuando hacían el doblete (las ponían seguidas) de Geronimo's Cadillac de Modern Talking con la versión maxi del A quién le importa de Alaska y Dinarama. Yo me bajaba a la pista grande, aunque fuera solo... Hay que ver el (escaso) sentido del ridículo que tenía. También sonaban los éxitos incluidos en el Max Mix 3 o en el Max Mix 4, y cómo no sonaba C. C. Catch, mi guía espiritual en el descubrimiento de la música disco centroeuropea. Yo no sabía quienes eran Modern Talking, los confundía con los Talking Heads, o sea, que andaba yo, digamos, un tanto despistado. Y un día mi amiga de EGB, BUP y Universidad me dijo: "¿No has oído a C. C. Catch? Si tiene una canción superbonica" Y yo, como siempre me fiaba de ella, me fui a El Corte Inglés y me compré el maxisingle de I can lose my heart tonight por 495 pesetas (rebajado, precio original, 710), precios de 1986, de baratos nada... Ese día supuso mi entrada en la adoración por los productos creados por Dieter Böhlen (el rubio de Modern Talking, para los no iniciados o para los que se hagan los despistados...). Por cierto, cuando eran las ocho y media y empezaban las lentas había que salir corriendo a tomar el autobús de vuelta, había que cruzar una carretera de muchísimo tráfico sin semáforo alguno con lo que más de una vez uno arriesgaba la vida además de darse alguna que otra carrera si veías el autobús casi llegando a la parada...

A veces alternábamos el ir a la Super Chuy's con la Mundo (que no había que coger autobús). Cuando abrieron la Discoteca Floridablanca (luego llamada Barbus) se acabaron los viajes a Alcantarilla... Una vez fui a la Royal Place, pero fue demasiado lolaila para mi gusto...

Hoy la Super Chuy's se ha convertido en una discoteca donde van esos grupos del gusto de los ecuatorianos que tienen esos carteles tan divertidos como "Yadira - Emperatriz de la Cumbia" y con esos grupos que parecen los que salen en la boda mejicana de Babel. La Mundo se recicló en bolera-karaoke, luego pasó a ser discoteca copada por ecuatorianos también, y finalmente cerró. La Discoteca Floridablanca es hoy un supermercado (Mercadona, mismamente). La Royal Place sigue abierta, celebran muchas bodas por allí, según me han dicho...

15 enero 2007

Cancionero Coxisiano. Hoy presentamos "Fui" de Cecilia

Las pasadas Navidades me trajeron un CD+DVD de mi querida Cecilia, que me ha hecho volver a escuchar sus canciones. No voy a recurrir a sus maravillosas Dama, Dama, Un ramito de violetas o Nada de Nada, canciones absolutamente preciosas, en lugar de eso traigo una menos conocida. Que la disfruteis.

Sé que me quieres azul, sé que me quieres verde, sé que me quieres rosa
Pero al caer la tarde, sólo me quisiste roja
¿Qué soy yo? ¿Soy igual que las demás?
Una palabra, una noche fingida y una despedida.

Fui una ola al romper, fui una hoja al caer
Una brisa loca. Pero al cerrar la noche yo sólo fui una copa
¿Qué soy yo? ¿Soy igual que las demás?
Una palabra, una noche fingida y una despedida.

Yo fui tu amante fiel, yo fui tu arca de hiel
Dijiste tu locura pero con la mañana yo sólo fui una aventura
¿Qué soy yo? ¿Soy igual que las demás?
Una palabra, una noche fingida y una despedida.

Seré un instante de ayer, un silencio en tu piel,
una sombra quieta, un día en tu pasado, una caricia vieja
¿Qué soy yo? ¿Soy igual que las demás?
Una palabra, una noche fingida y una despedida.

Si nuestros políticos escucharan más a Cecilia... Otro gallo nos cantaría...

14 enero 2007

Mi querida España...

"Eres más tonto que un obrero de derechas...", dice el saber popular.
La actualidad política de este país donde me ha tocado vivir me tiene francamente desconcertado. Siempre me he considerado progresista, nunca conservador. Supongo que será porque mi manera de ser, o lo que dicen los políticamente correctos, "estilo de vida" se decanta a un modo de sentir progresista.
La primera vez que tuve que votar fue en 1989, elecciones europeas. Desde entonces siempre he acudido a mi cita con las urnas, reconozco que en algunas votaciones me he visto en el colegio electoral sin saber qué papeleta coger pero siempre he tenido muy asimilado que por mis abuelos y por mis padres, que se pasaron toda la vida o la mitad de la misma bajo una triste dictadura, tenía la obligación moral de ir a votar.
Cuando los atentados del 11-M yo tuve el mismo sentir que la mayoría de los españoles, que el atentado lo había cometido ETA, porque en mi cabeza no entraba que la guerra de Irak nos fuera a pasar una factura tan terrible. La noche del once estuve viendo los telediarios extranjeros y en la BBC ya mencionaron que un grupo árabe había reivindicado el atentado. Oficialmente, el gobierno de José María Aznar guardaba silencio. Como todos sabéis lo que ocurrió durante esos días (incluida una manifestación donde todas las personas con dos dedos de frente y buen corazón acudieron, y donde se empezaron a escuchar los primeros gritos de "¿Quién ha sido?") pues no voy a extenderme, pero la gota que a mi modesto entender colmó el vaso fue cuando la víspera de las elecciones, TVE se sacó de la manga el, por otra parte excelente, documental sobre ETA y sus víctimas "Asesinato en Febrero" para literalmente tomarnos el pelo a todos los españoles. Eso fue la gota que colmó el vaso, el señor Aznar se había pasado de la raya... Qué decepción, qué manera de engañarnos, con lo centrista que parecía cuando accedió al poder en minoría, cómo resultó ser una persona con delirios de grandeza y que no tiene paz interior, no hay más que ver su apariencia física cuando aparece por televisión para echar tierra sobre cualquier cosa que haga el legítimo gobierno que los españoles elegimos en el 2004, es una persona envejecida, enjuta, con el bigote canoso... Quizá consciente de que pasará a la historia como el presidente de las Azores, el de la guerra de Irak, el que tuvo que salir, finalmente, por la puerta de atrás de la historia española.
Y a Zapatero le cayó el cargo de un día para otro, esto es innegable. Y es cierto que la víspera del desgraciado atentado del 30 de diciembre se lució con las declaraciones que hizo sobre cómo iba la tregua, pero el comportamiento del PP en la manifestación de ayer, es simplemente mezquino.
Han puesto los peros más absurdos habidos y por haber, el asunto de los slogans en las pancartas deja perplejo a cualquier persona con un mínimo de sentido común. Y se nota cuando los oyes hablar por radio o televisión que no se creen lo que dicen, una persona que tiene que defender lo indefendible no transmite veracidad, esto es indudable. Y yo estoy convencido de que no se creen lo que dicen, porque no pueden ser o tan increíblemente estúpidos o tan increíblemente cabezas cuadradas. Pero el maldito sometimiento a la disciplina de partido se pone por delante, dejando que los absolutamente quemados Acebes y Zaplana, que deberían dejar pasar a gente más moderada (Soraya Sáenz de Santamaría, por ejemplo), sigan manejando el cotarro.
Y todo esto viene a que yo me considero de izquierdas, lo que quiero decir es que si un partido político se presenta como un partido de mente abierta, actualizado, que conoce la sociedad de hoy en día, se ganaría mi voto sin problemas, fuera del signo político que fuera. Pero el PP lo único que está consiguiendo es enrocarse en lo más retrógrado, en la extrema derecha más trasnochada, alejándose de los partidos nacionalistas que, indudablemente, son de capital importancia en la España de hoy. Lo terrible y terrorífico es que hay mucha gente que está contagiada de este sentir de odio visceral hacia todo lo que huele al gobierno socialista, fomentado por el señor Pedro J. Ramírez y el temible Federico de la COPE, personaje peligrosísimo que dibuja una España al borde de la Guerra Civil si lo escuchas cinco minutos solamente.
Ahora bien, con la actitud que el señor Rajoy y compañía han mostrado desde que perdieron las elecciones han conseguido que yo cada día sea más rojo y más ateo. Y me prometo, cual Escarlata O'Hara que (sin que sirva de precedente) "A Dios pongo por testigo, que nunca más votaré al PP"

11 enero 2007

¿La Marie Antoinette del nuevo milenio?


Dejemos espacio a la frivolité, que el anterior post era muy low spirits, yo a esta muchacha desde que la oí decir que estudiaba "communications" se ganó mi corazoncito. Y cuando ya supe que era una conductora tremebunda ya caí rendido a sus pies...
Me encantaría irme de tiendas con ella.

08 enero 2007

Amparado en la masa...


...Hoy me he sentido como un árbitro de fútbol.

Un chaval del instituto a quien ni siquiera tengo en el aula, ya en la calle, me ha llamado cabrón al salir de clase.

Empezamos bien...

07 enero 2007

Marie Antoinette

Día de Reyes. Día para ir al cine y qué mejor película que la tan cacareada por activa y por pasiva María Antonieta de Sofía Coppola. Presentada en el último festival de Cannes con no demasiado éxito, la película, cuyo estreno estaba previsto para el pasado noviembre, por fin ha llegado a nuestras salas.
Pensaba yo que la estrenarían en alguna sala cajita de cerillas que hay en estos centros comerciales, pero no, la sala era de las grandotas y, sorprendentemente, registraba unos tres cuartos de entrada.
No soy admirador del cine de Sofía Coppola, y desgraciadamente, su última película no ha hecho sino corroborar esta falta de admiración.
Es chocante la tipografía que han elegido para anunciar la película, que recuerda más a un grupo punk o de la nueva ola que a una reina austríaca que marcha a Francia con catorce años para casarse con un delfín amante de las llaves y de la caza.
De acuerdo que el vestuario es de quitar el hipo, que Versalles luce espectacular, que salen unas Converse, que si canta Siouxsie, etecé, etecé... si todo eso está estupendo PERO uno termina hastiado de tanto festejo (esa sala de montaje donde deberían haber dejado 30 minutos al menos). Personalmente no me irrita lo que ha irritado a la mayoría: esa falta de contexto histórico y de la presencia del pueblo, ciertamente la directora pretende transmitir cómo vivió esta reina, lejos de París, completamente ajena a todo lo que se estaba gestando y tejiendo a su alrededor, sorprendida ante los dramáticos acontecimientos que terminaron en su prematura muerte. Fue mucho más brutal para la idea que se tiene de la Revolución Francesa lo que llevó a cabo Eric Rohmer con La inglesa y el duque. Lo que desespera es esa morosidad, esa lentitud, esa sensación de "ya está bien de tanto champán y juegos de mesa", yo, por lo menos, desconecté a la hora de proyección (y todavía quedaba otra hora más...). Poco me importa que, como dice la editora de Vogue, esta película vaya a marcar tendencia en el mundo de la moda, también lo marcó Las amistades peligrosas con los corsés y menuda diferencia, menuda diferencia...
Kirsten Dunst no desentona como Marie Antoinette y el primo de Sofía pone cara de bobón haciendo de su marido. Y qué estropeada está Judy Davis... Asia Argento tampoco sale demasiado favorecida, claro que la pobre hace de antipática recargada...
Si alguno se acerca al cine a verla, que vaya bien descansado, en caso contrario tendrá serios problemas para mantener los ojos abiertos, por mucho bonito paisaje que se muestre ante nuestros ojos, sea bucólico-pastoril o más frívolo y hedonista.
Pero no dejéis de ir al cine... La próxima (I hope), Hollywoodland, que sale Diane Lane ¿no es adorable Diane Lane?

04 enero 2007

Hablemos de mí...


Y eso que ayer fui a ver Babel (¡en V.O.! ¡hay que ponerle un piso al dueño del cine Centrofama!), pero como si hablo de ella la destripo, pues eso, hablemos de mí.
Dicen que la hoy un tanto olvidada Winona Ryder en su época de mayor esplendor cinematográfico, cuando terminó el rodaje del Drácula de Coppola se retiró de la primera línea por un tiempo. Su agente alegó que sufría un agotamiento físico-psíquico total (las malas lenguas dicen que fue de los disgustos que le dio Coppola en el rodaje, parece ser que este buen hombre, a pesar de haber hecho El Padrino, tiene bastante mala pata en los rodajes y con los actores es bastante, digamos, cruel y malhablado).
¿Me estoy ocultando de nuevo en Winona the Shoplifter para evitar hablar de mí? No exactamente. Mi visitante habitual y por extensión buena persona, Matt Fatal me dejó un comment donde sacaba la conclusión de mi espantá bloggera. Tengo que decir, utilizando, sin que sirva de precedente, un símil futbolístico, que dio en el poste.
Tuve (mejor dicho tuvimos) una cierta crisis pero uno deja pasar tiempo, se emborracha, lo habla, se comenta y se sigue adelante. Además de eso, reconozco que sufrí un agotamiento físico y mental total. Las clases no es que estén siendo un camino de rosas precisamente. Encima me pongo por las tardes a intentar convertirme en un sosias de Arnold Schwarzenegger (de cuerpo, no de mente, of course). Resumiendo mucho porque tampoco quiero ser excesivamente pesado, todas esas cosas me convirtieron en una persona no excesivamente activa ni excesivamente feliz por las noches cuando volvía a casa. Si hubiera hecho posts en ese mes hubieran sido absolutamente devastadores, proyectando una imagen de mí absolutamente amorfa y anodina, donde me hubiera costado reconocerme.
Bueno ya está bien de hurgarme el ombligo, que ya lo decía el bueno de Daniel Monzón, cuando uno se hurga demasiado el ombligo termina oliendo a rancio (imagen repugnante pero con un puntillo gracioso).

01 enero 2007

Días extraños

El 1 de enero es un día extraño. Todo va a cámara lenta. Te sueles levantar tarde (o acostar temprano). Pones la radio y sientes una sensación de descoloque total, no hay tertulianos con malas pulgas sino locutores que sustituyen a la estrella hablando de los sms que se mandan durante la Nochevieja.
Anoche salí, con cierta desgana, he de confesarlo, a tomar una copa por la ciudad. Afortunadamente hizo buena noche y se podía pasear sin pasar demasiado frío. Además, como el conseguir un taxi el uno de enero es una utopía digna de Thomas Moore, el paseíllo matinal no terminaba de sentar del todo mal.
Desayunas tarde. Comes tarde. Y te desplomas ante el sofá. Esta tarde ha sido una tarde (valga la redundancia) de programa triple gentileza de nuestro viejo amigo el emule. En primer lugar he visto una película que hacia tiempo que tenía ahí apartada pero que hoy he tenido el valor para enfretarme a ella, se trata de United 93, sobre los pasajeros del avión de homónimo nombre que intentaron impedir que el aparato se estrellara sobre la Casa Blanca el nefasto día del 11 de septiembre del 2001. La película está muy bien rodada y es completamente terrorífica. Personas con miedo a volar, abstenganse de verla (yo como tengo mi punto masoca la he visto y también porque dicen que suena para los próximos Oscars, aunque si he de subirme a un avión tengo que llevarme el santoral completo más el coctel Lexatin/Orfidal que no suele hacerme demasiado efecto para mi desgracia). Otro punto a favor de la película es que no es para nada patriotera, cuenta los hechos en tiempo real como si fuera un documental de estos dramatizados que tan bien les sale a la BBC. Tras semejante película había que desengrasar un poquito y entonces recurrí a otra película también con aviones, la tan cacareada vía Internet Serpientes en un avión pero que tan paupérrimos resultados en taquilla tuvo. Virgen Santa, pero qué mierda de película, la Pataky sale bastante mal iluminada (fea, hablando en plata) y se supone que hace de hispana (el físico le va al pelo) porque en un momento dice eso de "Where is my baby? ¿Dónde está mi bebé?" cual espalda mojada que casualmente pasaba por Honolulu camino a L.A. Lo dicho, basurita basurita, no tiene ni gracia ni chispa, da mucha penita ver a Samuel L. Jackson en semejante engendro. Durante la proyección he tenido tiempo de hacer palomitas (sin parar la película) y contestar a los sms nocheviejeros que han llegado con sangrante retraso.
Una vez que ya había cumplido con mi faceta cinéfila (United 93) y mi faceta trash (Serpientes en un avión), pasé a mi faceta "revisión-de-películas-que-me-gustaron-mucho-cuando-las-vi-en-la-juventud" y me coloqué la, a mi humilde entender, divertidísima Supergirl, una suerte de exploitation de las películas de Superman que los productores Salkind, artífices de las pelis de Christopher Reeve, perpetraron en 1984 con muy discretos resultados en taquilla. Los efectos especiales cantan cual sobaco en verano pero tienen su encanto. La Warner Bros. debió olerse el desastre y dejó que la Tri-Star (hoy absorbida por la Sony) distribuyera la película en los USA, aquí lo hizo la muy cañí Ízaro films. La muchacha que hace de Supergirl hizo luego Por favor maten a mi mujer y nunca más se supo (que yo sepa) y la que hace de su mejor amiga también tenía mucho ojo para elegir papeles: debuta en Fama (la cosa promete) pero luego se embarca en esa deliciosamente horrorosa Grease 2 y para más inri después se pone a trabajar en Supergirl, la muchacha, obviamente, debe estar tomando el fresco en el porche de su casa de Ohio, mismamente. Huelga decir que la gracia de la película son los villanos, en este caso villanas de la función, con una Faye Dunaway pre-lifting en estado de gracia, interpretando a una sosias de Cruella DeVil mezclada con madrastra de BlancaNieves (Jaume Figueras dixit) y una divertidísima Brenda Vaccaro (¿os acordais de la serie de TV Sara, sobre una maestra en el Far West?) haciendo de ayudanta de las fuerzas oscuras. El director de esta delicia es Jeannot Szwarc, que dirigió la muy reivindicable Tiburón 2.
Y así transcurrió mi 1 de enero. Ayer por la tarde estuve leyendo los comments que fuisteis dejando durante mi retiro bloggero. Quería daros las gracias a todos los que seguisteis pasando por aquí y siempre con extrema delicadeza me dejabais un mensajito donde más o menos preguntabais dónde me había metido. Si hay algo que puedo mencionar como destacable del año que acaba de terminar ha sido el descubrimiento de los blogs, esto es indudable. Lo que intento decir con cierto barroquismo porque no quiero ponerme cursi es que me ha emocionado mucho todos los mensajes de ánimo que me habéis escrito. Permitidme que me reserve las causas del abandono bloggero, a lo mejor un día lo escupo en un post pero hoy por hoy no tengo fuerzas para ello... Pero estoy bien. I'll get over.
Y feliz 2007 a todas las personas que desde el mes de mayo se pasan/han pasado/siguen pasando por aquí.