16 noviembre 2006

Self-Glorification, more or less

No quiero que se me suba el pavo, pero fíjense no más, fíjense lo que dicen de mí:
"La palabra justa en el momento oportuno, medido y sufrido laboral, su buen rollete y calma se agradece en un mal de navegaciones tormentosas.
Fetichista particular que apareció buscando una guerra en cualquier galaxia, hubiésemos jurado que nos iba a mandar una foto de las miles de cajas donde guarda sus Fotogramas."
Es sorprendente cómo personas a las que no has visto en tu vida, aunque si la faringitis lo permite, podré conocer próximamente (Marijose, estás muy nerviosa) hacen unas breves pinceladas de tu carácter que coinciden con lo que amigos de toda la vida han mencionado en arranques de sinceridad puntuales: "su buen rollete y calma se agradece...".
Sí que es cierto que tengo amigos que me dicen que soy muy diplomático, que siempre tengo la palabra adecuada en cada momento, aunque yo tampoco me lo quiero creer demasiado; al contrario, con tanta palabra justa y precisa se puede pensar que lo que quiero es crear una barrera de buenas maneras para que nadie pueda entrar en mi interior, a menos que yo lo quiera.
En cuanto a los fetichismos, pues sí que soy fetichista, y fetichista de cosas extrañas quizá. Tengo periódicos de la guerra civil que guardaba mi abuela que en Gloria esté y revistas Fotogramas de los sesenta de mi tía a la que disfrute por muchos años y que vosotros os enteréis... Y es que una vez escuché a Terenci Moix -cuánto debo a este señor en el tortuoso camino todavía sin terminar del todo que lleva a la aceptación de uno mismo- decir algo que pensé "Jolín, si es que me está retratando, si es que está hablando de mí", me sentí como Bastian leyendo La historia interminable. Comentaba que eran una bendición esas habitaciones de jóvenes solitarios llenas de músicas y textos que sólo ellos saben disfrutar, donde se sienten reyes y donde se sienten protegidos. Ciertamente yo he sido mucho de entretenerme solo, de pasar tardes escuchando singles y quedarme embobado mirando al disco girar y girar mientras sonaba el, por ejemplo, Soy rebelde de Jeanette o el Dama, Dama de Cecilia... Tardes de cerrar la puerta y no querer que entrasen tus padres o tus hermanos, momentos que sólo te pertenecían a ti. Y de eso me queda todavía un poquito, puedo pasarme la tarde canturreando viejas canciones o como ahora que, por influencia del señor Marsónico, estoy escuchando el soundtrack de Xanadú y suena el Suspended in time de doña Olivia...
Olvidaba apuntar lo más importante, muchas gracias por el texto, señor MM, usté sí que sabe, y como decimos en el Planeta Murciano (yo también pertenezco a él, de la Arrixaca Vieja si me pongo todavía más localista) es que es usté muy hermoso.

15 noviembre 2006

Aaaaay...


Si ya lo decía yo... Cuando el lunes pasado me encontré llorando como una magdalena viendo "Imitación a la vida" a pesar de haber visto esta película millones de veces sentí que las defensas me estaban abandonando y/o bajando.

Creía que tal llantera era un soltar nervios acumulados porque las clases matinales fueron no aptas para personas con problemas cardíacos... Puede que sí, pero era el principio de la caída en cama...

Hoy estoy en casita con mi bata y mi pijama invernal, tomando zumitos y escuchando a la señorita Otero (luego me pondré a escuchar la banda sonora de Yentl, que después del post del señor MM me ha entrado ganas de re-escucharlo).

Lo mismo enciendo una vela y canto el "Papa, can you hear me?", claro que mi voz esta mañana es más parecida a la de Sophia Petrillo en su versión española, o sea, Irene Guerrero de Luna que a la de cualquier vocalista que se precie...

Me tomaré el miércoles como día de leer, a ver si me termino ya las memorias de Jane Fonda (no os riais de mí) que ya va por la parte en la que acaba de acostarse con Ted Turner.

Me tengo que duchar... que me doy mucho asco cuando he sudado por la noche... Pero no debería... -INCISO: Este post está saliendo algo delirante, me siento como Virginia Woolf en su "stream of consciousness"- Julia Otero habla con una tal señora Iglesias de que al mundo árabe le falta una época de ilustración...

Cuando me mejore y relea este texto me sorprenderé de las cosas que uno tiene el valor de lanzar al aire. Así que commentad, commentad y ponedme verde cual (con perdón) moco.

13 noviembre 2006

Tú tranquilo... Que está todo bajo control aka Viajes (y no precisamente con mi tía)

Dicen que cuando sales de viaje es cuando las amistades verdaderamente se ponen a prueba: o se fortalecen de por vida o sufres un continuo cúmulo de decepciones o berrinches que te hacen preguntarte constantemente bajo qué efectos de alguna prohibida sustancia te encontrabas cuando te apuntaste al susodicho periplo por tierras nacionales o de ultramar...
Por lo general, soy una malva cuando viajo, ya me tienen que tocar mucho los c****** para que estalle y dé un puñetazo en la mesa. En cierto modo, no es bueno porque te la vas tragando día a día y luego estallas a lo bestia y probablemente en el momento más inoportuno, pero qué le vamos a hacer... Cosas del carácter.
Me fastidia en grado superior que no se tengan en cuenta las opiniones variopintas cuando se viaja y que, sin saberse cómo, uno de los miembros del grupo decida erigirse en jefe de la manada y tomar todas las decisiones sin pararse a pensar que pueden existir opiniones diferentes, dignas de ser comentadas, consideradas y consensuadas con el fin de llegar a un acuerdo que satisfaga a todos.
Decisiones tan sencillas como "¿museos o de tiendas?", "¿paseamos o tomamos el metro?", "¿comemos en plan tapeo o en plan fast food o buscamos un restaurante tranquilo donde podamos sentarnos?", "¿hacemos una parada para hacer un pis o vamos directos?", etecé, etecé...
Estas personas erigidas en caudillo probablemente no son conscientes de que instauran una férrera dictadura en el grupo y seguramente creen que hacen lo correcto y que todos vamos contentísimos, no lo discuto. Pero...
Lo más enervante es que cuando, en un alarde de diplomacia, hilas fino y das a entender que hay diferentes puntos de vista sobre itinerarios o rutas gastronómicas, estos caudillos se dirigen a ti en un tono paternalista diciendo "tú tranquilo... Que está todo bajo control", cuya traducción es "aquí se va a hacer lo que yo diga, por si no te has dado cuenta..."
En una ocasión me dieron ganas de coger carretera y manta y hacer lo que me diera la gana, el problema es que era un viaje en automóvil. Por eso me gusta viajar en transporte público, así no te sientes cohibido si discutes porque siempre piensas que "luego me tengo que montar en el coche con esta persona y tampoco es plan", "total son unos días", "ya lo sé para la próxima vez"... Y con eso se te va pasando el berrinche.
Y me suelo mosquear bastante en esas ocasiones... Me iré de viaje donde yo quiera y como yo quiera y con quien yo quiera... Y todos tan contentos y tan amigos... Y si alguien no lo comprende, pues lo siento por él, prefiero hacer mutis por el foro que ponerme a dar gritos en pleno teatro romano de Mérida.

06 noviembre 2006

coxis se apunta al gimnasio...


Pues sí, señores, con los primeros fríos noviembrales, por fin me decidí a desempolvar el macuto y la botella de agua para intentar restaurar los nocivos efectos causados por el año de empollar oposiciones...
Para empezar, me han tomado la tensión, me han medido y me han ¡pesado! Mon Dieu, me he quedado para carta de ajuste al escuchar la terrible verdad. El pesador incluso ha comentado "¡Anda! Pues aparenta que pesas menos..."
Pero lo peor estaba por llegar, cuando me han calculado el índice de grasa corporal, como si fuera una Linda Evangelista cualquiera... Parece ser que me paso en cinco kilos de mi peso ideal, es decir, que tengo que transformar los cinco kilos de grasa en músculo... Ardua tarea, indudablemente.
Hoy ha sido mi tercer día y de momento no nos podemos quejar. Los monitores son simpáticos y la gente que va al gimnasio es bastante normal, quiero decir que no hay seres que hacen posturitas sonrojantes frente al espejo, cual Narcisos de segunda división...
La verdad es que una vez que te has colocado los pantalones cortos se te pasa la pereza...
A ver si este verano triunfo a lo largo y ancho de todas las fiestas de Mr Camiseta Mojada.

05 noviembre 2006

El viernes diecisiete...

Nuestras peores sospechas parece ser que desgraciadamente son ciertas, a juzgar por un e-mail que he recibido esta mañana...
Los pocos cines del centro de Murcia que quedan abiertos (Centrofama y Rex) tienen los días contados, han sido o van a ser vendidos para aprovechar los suculentos bajos comerciales y su privilegiada situación en la ciudad.
¡Murcianos de pro que nos gusta pasear por la ciudad, tomar un café y luego meternos a ver una peli! ¡No podemos permitir este atropello! ¡El cine Rex es un patrimonio cultural de la ciudad, por Dios!
El viernes 17 de noviembre a las ocho de la tarde hay una concentración en la puerta del Rex.
Por lo menos tenemos derecho al pataleo...
Si esto del cierre es cierto, qué poquito me queda de ir al cine...