08 mayo 2006

¿Pequeñas venas varicosas?

Ese era el slogan de las medias Relaxtic de Bayer... medias para las piernas cansadas de la mujer de finales de los setenta. Esto me sirve de punto de arranque porque ayer estuve a punto de pedir unas relaxtic para mi uso personal. Las comuniones han llegado, símbolo inevitable del mes de mayo, domingos largos donde engulles y departes con parientes a los que seguramente no volverás a ver hasta el próximo evento aka B.B.C. (Bodas-Bautizos-Comuniones)
El día antes había tenido celebración de cumpleaños de mi longtime companion (en adelante LC), preparé velas, flores, champanes, fresas y demás parafernalia en momentos robados a la semana. Tuvimos cena y, señor Skywalker estoy de acuerdo con usted, yo ahora como más, pero tampoco me importa demasiado, de momento.
Este nuevo momento vital me está llevando a considerar seriamente si debería presentamente a Mr Hot Bar calle Infantas porque estoy expandiéndome demasiado a lo largo y ancho de mi geografía corporal... ¿engorda el amor?
Al menos al día siguiente me cabía el traje, el asunto aún no es preocupante...
Todos mis temores sobre mi expansión corporal o desmadre cárnico se desvanecieron cuando empecé a otear a mis relativos, no sé cómo se las apañan pero yo siempre los veo más calvos, gordos y envejecidos que la última vez y yo en cambio me veo estupendísimo (¿pensarán ellos lo mismo de mí cuando me vean?).
En verdad lo pasé bien... siempre es agradable ver a la familia... ¿Será esto un síntoma de madurez y/o senectud? La verdad es que yo adoro a mis sobrinos, me gusta hacer el ganso con ellos y me gusta ser el "tito" loco que se los lleva al cine o que baila con ellos y se tira por el suelo en plan "La mosca muerta". Parece que esa canción infantil llamada "La tía Mónica" hubiera sido compuesta pensando en mi persona...
La semana próxima tengo otra comunión... a este paso no voy a necesitar un bañador, me iré directamente a julíán lópez tejidos y me envolveré en algún rollo de tela de esos que hay en la puerta o pediré asilo en Natur House...

4 comentarios:

MM dijo...

Yo creo ke mi familia me teme y no me invitan a comuniones....Es ke los tengo ke kerer...
¡¡ Vivan los kilos, leche!!
Ke jartura de huesos ...

Skywalker dijo...

Corremos el serio peligro de entrar en la segunda fase de la enfermedad del amor consistente en el síntoma denominado "ceguera de la propia decadencia", aquí, es cuándo, cómo te pasa a tí, todos nos parecen envejecer y engordar y nosotros nos vemos inmutables y cómo cuándo teníamos 18 años...
... creo que cómo en el alcoholismo, el primer paso es reconocer el "poblema" y ya lo hemos hecho ;D

coxis dijo...

el "poblema" es grave, mi querido juannakin. Las fotos: la huella del tiempo, las más pérfidas testigas de nuestra decadencia... he visto unas fotos de hace dos veranos y me veo más lozano (pero no tenía novio así que lo comío por lo servío). Olé.
Sweet dreams, mi nunca bien ponderado Juannakin.

meltorm dijo...

actualiza vd a una velocidad que apenas puedo leer (y no tengo mucho tiempo para ello, pero intentaré recorrere entrada por entrada).

y si, si que engorda...y mucho :)