19 mayo 2006

Cuando mi tía se entere de todo, te va a echar a la calle como a un perro...

Ya he dicho que 1986 no fue un buen año. Si hubo algún momento de felicidad y risas fue el descubrimiento de un género televisivo que me ha dado muchos ratos buenos. Lo que voy a decir a continuación obvia por supuesto todo el contenido ideológico subyacente en el género televisivo que me ocupa: me refiero al culebrón.
Los de hoy en día no me interesan nada. Los galanes y las galanas parecen G.I.Joe's y Bratz respectivamente. A mí me gustan los antiguos, los cutres, los hechos con cuatro perras. Los de Televisa.
Los ricos también lloran. ¿Quién no recuerda a Mariana Villarreal? La pobre huerfanita sin un peso (aunque siempre con taconazos, la pobre Verónica Castro no es que fuera precisamente la gran esperanza de la NBA) que va a la casa de los millonarios Salvatierra, estos millonarios tienen un hijo díscolo, llamado por el servicio el "joven", cosa que da muchos ánimos dado que si yo participara en la novela pues me tendrían que llamar el "bebito" porque el joven llevaba un tinte para taparle las canas que ardía Troya.
Pero la blanda historia de Mariana y Luis Alberto era lo de menos. La gracia la tenía la mala: la prima Esther, o Esthersita como le decía su tita y madre de Luis Alberto. La tal Esthersita fumaba como un carretero y era una lagarta de mucho cuidado, su pretensión era casarse con el joven Luis Alberto para disfrutar de la fortuna Villarreal. Esthersita vivía con su mucama, Ramona, bruja ocasional y su madre en secreto, ya que Esthersita fue producto de un desliz del señor de la casa con ella misma.
Las secuencias de peleas entre Esthersita y Mariana eran dignas de ver por esos diálogos, esos zooms y sobre todo esas músicas de fondo, había una que parecía una samba que sonaba en momentos cumbre del enfrentamiento. Y Esthersita siempre le decía a Mariana: "Cuando mi tía se entere de todo, te va a echar a la calle como a un perro..." (no sé la razón por la que no decía perra, estaría mal visto en Méjicos). De más estar decir la hilaridad que provocaban en mí que dijeran cosas como "Le pedí que me dejara manejar" (manejar es en verdad conducir), "Quítate el saco" (chaqueta), "Me voy a mi recámara" y cuando uno pensaba que es que se iba a un castillo medieval, resulta que se iba a un dormitorio con una decoración que sí que tenía algo de medieval.
Y los cambios de decorado eran espectaculares. Si decían que iban al aeropuerto, el despliegue se limitaba a abrir una puerta donde en una pared habían colgado un cartel de Aeroméxico y voilá... ya estamos en el aeropuerto.
Confieso que cuando iba a cerrar Simago en la liquidación de vídeos había 3 VHS sueltos con los mejores momentos de Los ricos también lloran y no dudé en comprarlos. Y hay veces que incluso los pongo...
Si cogéis el coche, llevad cuidadico que quiero que el lunes todos me pongais verde por escribir sobre temas tan cutres como éste.

8 comentarios:

Gunillo dijo...

Mis culebrones favoritos:
"Cristal", cutre, rancia y ochentona. Con movimientos temblones de cámara aficcionado y tabiques de papel maché que cedían al apoyarse en ellos cualquiera de los personajes.
"Marielena" con una banda sonora original ("Se acabó") cantada por la propia Lucía Méndez, que entrará en los anales de la historia por engolada, hortera y excesiva.
"Betty, la fea" por original, colombianísima y con unos personajes absolutamente divinos (Peliteñida: 12 points).

Rafältskog dijo...

Reconozco que nunca he seguido un culebrón sudamericano, aunque ví algún capítulo de Betty La Fea y tenía su gracia.
Siempre me he decantado más por Las fastuosas teleseries norteamericanas como "Flamingo Road","Falcon Crest" o "Dallas".
Y es que vaya malas tan malísimas como divinas y qué tíos!!!!( cómo me ponía a mí el Lorenzo Lamas!! )

Espero que descanses y tengas un muy buen finde!!

Kisses

MM dijo...

¿ Como es posible ke a alguien le ponga Lorenzo Lamas?
Yo soy más de Betty la fea..

coxis dijo...

señor Gunillo desde luego que Cristal marcó un hito en la historia del culebrón y su extensión en la cultura popular española. Marielena la recuerdo vagamente, aunque sí recuerdo a Lucía Méndez cantando a lo Rocío Jurado. Y reconozco que no vi ningún capítulo de Betty La Fea, tenía incompatibilidad de horarios y pasaba una fase pereza-de-programar-el-vídeo.

señor rafältskog usted es seguidor del culto a Morgan Fairchild y Joan Collins... lujo, lujo y más lujo. Yo recuerdo que cuando daban Dallas mi padre me mandaba a la cama y al día siguiente todo el mundo en clase la comentaba menos yo... ¿Lorenzo Lamas? El rey de las camas... Aunque a mí el Lamas la verdad es que como que no...

señor MM sobre gustos no hay nada escrito. Usted es más de producto caribeño, deduzco.

contacon dijo...

como puedes tener tan presente una cosa tan antigua?? confiesalo te has comprado una nueva edición en DVD del famoso culebron ¿donde los venden? yo quiero otro

coxis dijo...

ay señor contacon... es que yo tengo un cráneo previlegiado para lo que me interesa (aunque recuerdo que tengo unos vetustos VHSs con los mejores momentos de la serie). No sé si está editada en dvd pero no me extrañaría... Buena tarde dominical.

-marsonico- dijo...

A mí me ponía mucho Lorenzo Lamas, ya te digo... me encantaba "Falcon Crest" y recuerdo el fenómeno social que fue "Los ricos también lloran". Qué tiempos...

Mara Jade dijo...

Me acuerdo que yo tenía que copiar cientos de veces las tablas de multiplicar y cdo mi padre se daba la vuelta, me ponía el programa de Hermida, que a mitad ponían Los ricos también lloran.

Ahora no me acuerdo de qué iba la historia, pero es que a mi el rollito Dinastía, los Colby, Falcon Crest... me ponía, todo muy yanki. Por eso me fascinaba algo en mexicano.